Opinión

Perfil Internacional: Inicia juicio contra la Bestia de Appingedam

10 febrero 2014 4:12 Última actualización 03 septiembre 2013 5:22

 
 
Alemania inició este lunes uno de los últimos juicios contra criminales nazis al llevar ante los tribunales de Hagen a Sierts Bruins, de 92 años, antiguo miembro de las SS –la tropa de élite nazi de Adolf Hitler– acusado de la muerte en 1944 de un integrante de la resistencia holandesa.
 
 
Los hechos se remontan al 22 de septiembre de 1944 cuando, según la acusación, Bruins participó junto a otro miembro ya fallecido de la organización nazi en la muerte de Aldert Klaas Dijkema, de 36 años e integrante de la resistencia holandesa.
 
 
El asesinato tuvo lugar en Appingedam, localidad holandesa cercana a Delfzijl, donde Bruins estaba destinado como efectivo de los cuerpos policiales nazis de frontera y seguridad. Dijkema murió tras recibir varios disparos por la espalda, después de ser conducido a una fábrica abandonada.
 
 
Por este mismo crimen, Bruins, conocido como la Bestia de Appingedam, había sido juzgado en 1949 en ausencia por un tribunal holandés y después condenado a muerte, una sentencia que luego fue conmutada por cadena perpetua y que nunca cumplió. Bruins ha admitido que estuvo en la escena del crimen, pero no apretó el gatillo.
 
 
Al finalizar la Segunda Guerra Mudial, el ex policía nazi se trasladó a vivir a la región de Westfalia (oeste del país), y vivió con un nombre falso durante tres décadas hasta que fue desenmascarado.
 
 
En 1978 el gobierno holandés solicitó su extradición, pero ésta no se pudo llevar a cabo ya que Bruins, de origen holandés, tiene nacionalidad alemana desde que en 1941 se afilió a las SS nazis. Durante la primera jornada del proceso, que duró tan sólo 35 minutos, el acusado se negó a contestar a las acusaciones y se limitó a confirmar sus datos personales.
 
 
No es la primera vez que Hagen a Sierts Bruins se encuentra ante un juez en Alemania. En 1980 fue condenado a siete años de cárcel por su colaboración en el asesinato de dos hermanos judíos. El juicio se reanudará el próximo jueves.
 
 
En julio el Centro Wiesenthal, que durante décadas ha luchado por llevar ante los tribunales a los criminales nazis, lanzó una campaña, que bajo el lema “tarde, pero no demasiado”, ofrecía hasta 25 mil euros a quien pudiese proporcionar información para encontrar a los últimos nazis que continúan con vida, incluido Bruins, aunque un tribunal militar internacional ya juzgó a algunos de los líderes nazis  infames en los llamados juicios de Nuremberg.