Opinión

Percepciones que no cambian

 
1
 

 

  [Los cuerpos presentan múltiples impactos de bala./Cuartoscuro] 

Ayer el Inegi publicó las cifras correspondientes al octavo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Púbica Urbana (ENSU), correspondiente a junio de 2015. Los resultados son preocupantes. A dos años de haber comenzado el levantamiento de esta encuesta, la población no ha cambiado su sensación y percepción sobre la inseguridad que se padece en su ciudad.

Reina un pesimismo generalizado: 64 por ciento de la población urbana de México piensa que en los próximos 12 meses la situación de seguridad pública permanecerá igual de mal o empeorará. Sólo 15 por ciento piensa que la situación estará mejor en un año.

Igualmente, las conductas delictivas o antisociales que se miden en la encuesta han permanecido prácticamente en los mismos niveles entre septiembre de 2013 y junio de 2015. La única que mejoró, dato que no es menor, es la de disparos frecuentes con armas; esta conducta era presenciada por 27 por ciento de los encuestados en septiembre de 2013 y ahora por sólo 21 por ciento. Sin embargo, uno de cada cinco entrevistados sigue viendo o escuchando tiroteos en la calle.

Otro de los temas que mide la encuesta son los cambios de rutina por temor a sufrir algún delito. Es decir, en qué medida los ciudadanos modifican su vida cotidiana por miedo a la inseguridad. La encuesta arroja dos datos muy importantes: en septiembre de 2013, 48 por ciento de los ciudadanos no permitía que sus hijos salieran a la calle por temor a la inseguridad; esta cifra ha llegado a ser 62 por ciento de los encuestados. En cambio, el dato positivo es que hay menos personas que han dejado de visitar a parientes o amigos por miedo: en el primer levantamiento la respuesta a esta conducta fue de 35 por ciento y en junio de 2015 de 28 por ciento.

Así las cosas, la ENSU parecería indicar que la población no percibe mejoría en la situación de inseguridad que prevalece en el país. En política, percepción es realidad. Los números oficiales pueden decir otra cosa, sin embargo, el miedo y la sensación de vulnerabilidad entre la población siguen siendo de gravedad y desconfianza. La tarea de construir otra percepción no es menor, y la única base sólida para hacerlo es una realidad distinta: paz y seguridad.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Liderazgo con moral
Cartel Land
Ejemplo Guatemala