Opinión

Peñoles eleva apuesta
por autogeneración



“El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro”: Benjamín Franklin.

Mientras la reforma energética sigue atrapada en el Congreso por la mezquindad de nuestros políticos, un grupo de empresas, muy pocas desafortunadamente, se las siguen ingeniando para tratar de acceder a fuentes de energía eléctrica más baratas que les permitan competir en una economía global.

Una de esas empresas es Peñoles, el gigante de plata que preside Alberto Baillères y que dirige Fernando Alanis Ortega.

A la callada, Peñoles ha diseñado una estrategia para tener fuentes de energía renovables para el autoabastecimiento de sus plantas como parte de un doble compromiso con la sustentabilidad y la reducción de costos.

El año pasado la electricidad requerida por Peñoles y sus subsidiarias, incluidas Fresnillo PLC, llegó a 286 MW promedio anual, lo que implicó 6.3 por ciento más que en 2012, y se obtuvo a partir de tres fuentes:

Hablamos de que 82.8 por ciento provino de Termoeléctrica Peñoles, 3.4 por ciento de la empresa Fuerza Eólica del Itsmo y 3.1 por ciento de cogeneración interna.

Con esto la empresa de Baillèrres logró 89.3 por ciento del suministro de energía a través de fuentes propias, y sólo 10.7 por ciento lo compró a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que dirige Guillermo Ochoa Reza.

El resultado de esa estrategia fue un ahorro de 73.7 millones de dólares en sus costos de producción.

Baillères ha logrado un costo por kilowatt más barato que lo que puede ofrecer la CFE a la industria, a razón de casi 30 por ciento. Nada más.

Pero la cuestión es que Peñoles, como muchas otros negocios, para crecer requerirá más energía en los próximos años. Sus estimaciones indican que para 2016 sus requerimientos serán de 480 MW y para 2020 escalarán a 580 MW, de ahí que este elevando su apuesta por la autogeneración a partir de fuentes limpias.

Por lo pronto, ya tiene en la mira poner otro parque eólico, como el que opera en Oaxaca, ahora en el estado de Coahuila, para producir entre 150 y 200 MW que si marcha conforme a lo previsto operará a partir de 2016.

Desafortunadamente no todas las empresas en México tienen la visión y claro, los recursos de Peñoles, y mientras nuestros legisladores siguen deshojando la margarita todo indica que seguirán pagando una electricidad cara.

La ruta del dinero


A propósito de las empresas de Grupo Bal, le adelanto que para conmemorar los 70 años de Tane -empresa de joyería y orfebrería fundada por don Pedro Leites- la firma entrará al negocio de la escritura. Tane lanzará una edición limitada de plumas de plata y oro con el sello de Leites, ya que su diseño estará inspirado en sus ya clásicos gallos. Un escritor mexicano será el embajador de esta colección de sólo 70 piezas que tendrán piedras preciosas y estarán a la venta a partir de septiembre próximo, por lo que puede ir apartando la suya. La idea de Tane es tener en el futuro una colección permanente de plumas de lujo, que sin duda serán orgullo de nuestros artistas mexicanos de la orfebrería.


Hace unas horas surgió una información relevante sobre Grupo Financiero Multiva. Concluyó su programa de capitalización acordado en noviembre por la asamblea de accionistas. Se trata de una aportación de 450 millones de pesos por parte de los socios, cifra que se logró con una inyección de 130 millones de pesos en este mes, que junto con otras dos por 160 millones cada una, en diciembre y marzo próximos, completan la meta. La culminación de este proceso demuestra el compromiso en apoyar el crecimiento del banco y refleja la confianza de los accionistas en la gestión de Olegario Vázquez Aldir, director general de Grupo Empresarial Ángeles. Con esta aportación, el capital social del Grupo Financiero Multiva asciende a 3 mil 369 millones de pesos.

Correo: rogeliovarela@hotmail.com