Opinión

Peña y su anuncio de la banca de desarrollo


 
Icónico el anuncio de ayer en el que el presidente Enrique Peña dio a conocer la cifra de un billón de pesos para ser dispersada al sector productivo nacional a través de los llamados bancos de desarrollo. ¿Cuáles? Bancomext, Nafin, Financiera Rural y Banobras. ¿Es mucho ese dinero? ¿Es poco?
 
La realidad es que los bancos de desarrollo sufrieron una transformación importante durante los últimos años. La Financiera Rural, por citar un ejemplo, era un lastre cuando se llamaba Banrural, pero fue transformado en 2002 por el hoy Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y quedó como una institución adecuadamente gestionada y financieramente sólida.
 
Los bancos de desarrollo deben ser comprendidos con simpleza: son bancos, punto, y en ése carácter, prestan dinero. No obstante, se diferencian de otros bancos por no tener fines de lucro y por tener orientadas sus misiones a propósitos como el desarrollo de infraestructura o el desarrollo del sector agrícola o exportador.
 
En teoría, cualquier persona podría ir a cualquier banco (HSBC, BBVA, Banamex, etc.), y pedir dinero prestado para comprar maquinaria agrícola o invertir en una empacadora de carne que irá a Japón. No obstante, es más probable que las instituciones que ex profeso fueron diseñadas con ese propósito sean quienes presten finalmente el dinero. Los bancos de desarrollo prestarán a precios (tasas de interés) más accesibles y crearán otros mecanismos para que el dinero de vueltas con celeridad.
 
Otra virtud del anuncio de ayer es que el gobierno ha puesto un acento muy importante en su vocación promotora de la  actividad económica. Eso nunca sobra, y se inscribe dentro de las políticas fiscales que todo gobierno tiene a la mano para impulsar el crecimiento. Además, esperaríamos que a pesar de que las tasas sean bajas, cada institución se deberá mantener en números negros. La cobranza debe ser adecuada y la morosidad casi nula.
 
¿Cuáles son los mayores riesgos del anuncio? Que se preste mucho dinero a quien no tenga una verdadera capacidad de pago. No obstante, el presidente fue enfático en calificar este crédito como 'responsable'. No le va a prestar a cualquiera. Ya veremos al final del sexenio. Ojalá funcione.
Twitter: @SOYCarlosMota