Opinión

Peña y los 43

El presidente Enrique Peña Nieto se reunirá hoy con los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero.

Peña les informará de viva voz los avances de las investigaciones, toda vez que el único encuentro que los padres tuvieron con autoridades federales, encabezados por el procurador Jesús Murillo Karam, en Acapulco, resultó un fracaso.

Llegar ante el presidente de la República es llegar ante la última instancia de autoridad en el país; nadie en el Ejecutivo está por encima de la figura presidencial.

En el argot ciudadano común, se dice que si “el presidente no lo resuelve, nadie lo podrá resolver’’.

Evidentemente los padres de los jóvenes desaparecidos esperan que aparezcan con vida; Peña desde luego que no se los podrá garantizar, aunque quisiera.

Pero por lo menos podrá darles certezas sobre el compromiso para localizarlos y encarcelar a los responsables de su desaparición.

Los padres habían puesto un ultimátum al gobierno federal para la localización de sus hijos, que vence precisamente mañana, o de lo contrario “se radicalizarían’’, aunque no se sabe de qué manera.

La reunión de hoy servirá quizá para atemperar los ánimos, para comprar tiempo que de certeza también a una investigación sobre la que están los ojos del mundo.

Y ojalá no se caiga en la tentación de replicar la reunión que en su momento realizó el expresidente Felipe Calderón con el poeta Javier Sicilia, que con todos los reflectores y el beso del escritor al jefe del Ejecutivo, sirvieron de muy poco.

Ojalá y no.

* * * *
Encabezada por Lía Limón, subsecretaria de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, una comisión de funcionarios mexicanos se encuentra en Washington para participar en la sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El tema es, desde luego, la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, sobre el cual la CIDH ha expresado su preocupación.

La delegación mexicana, que está integrada además de Limón, por Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y Eliana García, subprocuradora de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, busca demostrar que el Estado mexicano está abierto al escrutinio internacional sobre el respeto a los derechos humanos.

De hecho, se espera que la CIDH realice un pronunciamiento de colaboración con el gobierno mexicano, al finalizar su asamblea el próximo viernes.

Por lo pronto, el gobierno de Peña Nieto ha comenzado a mover a los representantes diplomáticos de México en el mundo para que expliquen la situación en Guerrero.

Comenzando, desde luego, en Washington.

* * * *
La secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, firmó ayer con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los convenios para que en los 83 pueblos mágicos del país el cableado eléctrico sea subterráneo y haya internet gratuito en sus plazas públicas.

Con esto la guerrerense –que seguramente ya no querrá que la mencionen siquiera como precandidata a la gubernatura de su estado–, dio el primer paso para cumplir la promesa presidencial de mejorar la imagen de esos 83 pueblos mágicos.

Se prevé que los convenios firmados beneficien a cinco millones de personas que habitan en esas poblaciones, a dos millones más que laboran en ellas y a cuatro millones que las visitan.

A ver.

Twitter: @adriantrejo