Opinión

Peña tendrá que abordar temas Siria e Irak
en Turquía

 
1
 

 

Enrique Peña Nieto

Será particularmente distinto escuchar la postura de México respecto de las zonas de conflicto en Siria y Turquía de parte del presidente Enrique Peña ahora que acude a los acantilados de Antalya, en Turquía, con motivo de la reunión de Líderes del G20. El vecindario es propicio: Turquía comparte frontera con ambas naciones, y aunque el propósito de este grupo de países que concentra 85 por ciento del PIB mundial es la cooperación en materia económica y financiera, al presidente de Turquía Recep Tayyip Erdoğan se le ocurrió esta semana meter en la agenda el tema de Siria e Irak.

No es para menos: Turquía es el receptáculo natural de los millones de refugiados que quieren alejarse de las zonas en conflicto, y ha clamado porque Europa le auxilie. Los presidentes del G20 tendrán este domingo el Mediterráneo a sus pies; pero Tayyip Erdoğan los tendrá a ellos (excepto a Cristina Fernández, que se quedará en Buenos Aires para seguir de cerca el proceso electoral), y ha dicho que tomará pasos firmes en la crisis de su región.

No obstante, el centro de la discusión del G20 seguirá siendo económico y financiero. Turquía definió los principios básicos de discusión a lo largo de 2015 bajo lo que llamó las tres “i”: inclusión, implantación e inversión.

Pero esos buenos deseos para impulsar el crecimiento económico global no despejan las enormes dudas sobre temas urgentes en el planeta, como el reportado ayer gravemente por parte de dos think tanks (el estadounidense Oil Change International y el británico Overseas Development Institute), que señalaron que los países del G20 subsidian con 633 mil millones de dólares su producción de combustibles fósiles.

Rusia es el que más subsidios transfiere a las empresas de esta industria. Asimismo, Amnistía Internacional acusó ayer a países como China o Estados Unidos de hacer muy poco para combatir la corrupción y el lavado de dinero, que alcanza la cifra anual de dos billones de dólares.

El gobierno de Enrique Peña llegará a esta cumbre con un discurso muy económico. El presidente hará énfasis en seguir vendiendo la agenda de reformas estructurales y conminará a sus pares a evitar medidas proteccionistas por lo menos hasta que acabe su sexenio. A su vez, el secretario de Economía Ildefonso Guajardo irá a discutir la agenda multilateral de comercio en el marco de la Organización Mundial de Comercio, algo que se antoja desinflado a la luz de lo logrado por el TPP.

Todo mundo va con su propia agenda: Estados Unido demandará políticas económicas a favor del crecimiento; Brasil quiere que no se eleven los subsidios agrícolas; India empujará para contener las costosas comisiones que se cobran a las remesas; China buscará cooperación múltiple…

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Con Saskia, al infinito… y más allá
Ignia levanta segundo fondo; CMI compra en Dallas
EPN y Mary Barra en los 80 años de GM