Opinión

Peña no puede perder vs la CNTE


 
 
En la víspera de la primera marcha de protesta de los maestros disidentes de Guerrero y Oaxaca, el presidente Enrique Peña y el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, expresaron su convicción de no ceder a chantajes y de aplicar la ley.
 
A secas.
 
En otros tiempos, tales afirmaciones equivalían a patear el avispero, sobre todo cuando no se contaba, como ahora sí ocurre, con el apoyo de todos los partidos y todos -o casi todos- los gobernadores.
 
Es mucho lo que está en juego.
 
Peña se juega su credibilidad y por eso no puede dejarse intimidar, como ocurrió con otros gobernantes, por la 'maquinaria de la CNTE', que en buena medida sostiene la industria del chantaje y la extorsión política.
 
No pueden tomarle la medida, porque buena parte de su capital político está apostado en la reforma educativa.
 
Peña ha generado grandes expectativas a partir de la reforma y de la consignación de Elba Esther Gordillo; la gente espera que actúe en consecuencia no sólo en contra de la CNTE, sino de todos aquellos grupos que han hecho de la protesta su industria y forma de vida, en detrimento de los derechos de millones de mexicanos.
 
Por eso Peña no puede perder hoy.
 
¡Albricias: ni cuotas ni cuates!
 
El presidente Enrique Peña Nieto envió ayer a la Cámara de Senadores, para su ratificación, los nombramientos de 8 embajadores y cuatro cónsules generales.
 
La noticia -que no debería serlo- es que Peña no utilizó, como ha sido costumbre, el servicio exterior para cumplir con las cuotas y los cuates.
 
Los designados son, todos, miembros del servicio exterior de carrera, lo cual tiene muy contenta a la élite de funcionarios mexicanos que se desempeñan en el área internacional, generalmente avasallados por los nombramientos de cuates.
 
Faltan otros nombramientos, pero se espera que en su mayoría correspondan también al personal del servicio exterior, que para eso se han formado. Bien, muy bien.
 
El PAN, cada vez más entrampado
 
Será el próximo lunes cuando la comisión especial que nombró el Comité Ejecutivo del PAN anuncie qué pasará con la Asamblea Nacional Extraordinaria, que quedó inconclusa el marzo pasado.
 
El asunto es de suma importancia porque, como recordará, en dicho acto se modificarían por completo los estatutos del partido.
 
La Asamblea fue clausurada por falta de quórum; hubo algunos avances de la discusión, pero al final no se cumplió con el plan.
 
Y como no se modificaron los estatutos, éstos no pueden ser registrados ante el IFE.
 
¿Cuál es la implicación jurídica de dicho acto?
 
Que en tanto no se tengan registrados y aceptados por el IFE los estatutos no puede haber elección del nuevo Comité Nacional, programada para diciembre.
 
Los escenarios son convocar a los mismos asambleístas para terminar el evento fallido o convocar a una nueva asamblea, lo que implicará comenzar de cero, invalidando lo aprobado, incluso la propuesta de Javier Corral de que las dirigencias estatal y nacional sean electas a través del voto secreto y directo de la militancia, en lugar de un Consejo de 300 personas.
 
De verdad que el asunto es serio, muy serio.
 
Cambian de camiseta
 
La designación de Francisco Vega de la Madrid como candidato del PAN a la gubernatura de Baja California, dejó fracturado al partido.
 
Tanto, que varios dirigentes del blanquiazul y militantes añejos dejaron sus filas para enrolarse en la campaña del priista Fernando Castro Trenti; incluso miembros del gabinete del actual gobernador panista se subieron al camión del tricolor.
 
¿Será que de plano le ven muy pocas posibilidades a Kiko de la Vega?