Opinión

Peña Nieto, la forma y el fondo

En política no existen las casualidades.

Por eso el formato que usó ayer por primera vez en su gestión el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para fijar un posicionamiento en materia de seguridad, tiene mucho fondo.
Todo se cuidó comenzando por el escenario, el patio central de Palacio Nacional, sede del poder federal. Desde ahí se lanzó el mensaje de que el gobierno de la República actuará contra la impunidad, apegado a las atribuciones que le dan las leyes, y ojo, sin suplir la autoridad estatal.
El mensaje fue contundente y no deja dudas de que se actuará para “que se haga justicia”.

El caso del plan Michoacán fue distinto. Primero se publicó en el Diario Oficial de la Federación la creación de la figura del Comisionado Especial para la Seguridad y Desarrollo Integral en Michoacán, nombramiento que recayó en Alfredo Castillo y que tocó anunciar al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

La semana pasada, cuando se conoció del ataque a los normalistas, el presidente Peña Nieto hizo un comentario a los reporteros que lo acompañaron a una gira por el Estado de México, y en ese 'chacaleo' pidió al gobierno de Guerrero asumir su responsabilidad y ofreció apoyarlo si así se le solicitaba.

Ayer el anuncio desplegó la fuerza del gobierno federal.

El cálculo político

Pero el cuidado de la forma está en el fondo, ya que hoy el Instituto Nacional Electoral (INE) formaliza el arranque del proceso electoral 2015, y precisamente Guerrero es una de las 18 entidades donde se realizarán elecciones locales.

Está visto que el gobierno federal tendrá que hacer lo que le toca sin caer en el cálculo político de los partidos.