Opinión

Peña merecerá aplausos sin regateo


 
La nueva era energética de México nacerá en un país con tres atributos muy distintos a los que configuraban a la nación hace unos años. Estos son: (1) Multiplicidad de fuentes de transparencia, (2) disposición del ciudadano a ser partícipe de la creación de riqueza, y (3) globalidad total en las transacciones del individuo. Me explico.
 
 
1.- La multiplicidad de fuentes de transparencia es una realidad. Los sistemas de información; los think tanks; las instituciones académicas; los medios de comunicación; las redes sociales; los organismos internacionales; todos, medirán meticulosamente el desempeño de contratos y empresas energéticas. Asimismo, el Fondo Mexicano del Petróleo será una ventana transparente para observar los recursos que recabe el Estado. Reconozcámoslo: esto no habría sido factible hace 10 años. Por eso se aprobó la reforma, porque la transparencia prevalece.
 
 
2.- La ciudadanía dejó atrás de manera definitiva la idea de que el gobierno es quien crea riqueza y la reparte. El tradicional discurso de la izquierda en contra de la iniciativa privada no cuajó, por la sencilla razón de que no hay materia prima colectiva para ello. En otras palabras, una mayor proporción de mexicanos (no todos aún) cree que es mejor la libre competencia y la inversión privada, que un gobierno obeso. El discurso de AMLO está feneciendo.
 
 
3.- La globalidad es algo que vive el mexicano cada vez que respira, consume un alimento, sale de vacaciones, trabaja, estudia y se entretiene. La sociedad ya se comprobó a sí misma que las empresas extranjeras no son inherentemente malas, y ha visto los beneficios de un mercado libre y global que permite que la gente prospere. El mexicano quiere ser parte de ello.
 
 
Mezquindad no. El único que pudo visualizar y ejecutar esta transformación en México, considerando los atributos móviles que caracterizan hoy a nuestra sociedad, fue Enrique Peña.
 
 
Cuando un tenor, un futbolista, un emprendedor, un cineasta o un científico crea una realidad nueva donde antes prevalecían recursos dispersos, se le aplaude y se le reconoce. Seamos consecuentes. Peña está a punto de llevarse un aplauso de pie tan pronto la Cámara de Diputados haga su tarea en las siguientes horas.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota