Opinión

Peña, el tercer perjudicado


 
 
 
El presidente Enrique Peña se encuentra ante la gran oportunidad de trascender como el político que se atrevió al debate nacional sobre un documento en firme y no sobre meras especulaciones, respecto a la reforma energética.
Para ello necesita de una oposición fuerte que, lamentablemente, no tiene el país ni su gobierno en este momento.
Tanto el PAN como el PRD se encuentran tan fraccionados, que negociar con las cabezas de los mismos no representa una garantía de que los acuerdos serán respetados en el Congreso.
Cualquier pretensión de reforma –de la que sea-, necesita pasar por el consenso de los partidos; los presidentes del PAN y el PRD pueden aprobar los acuerdos en el marco del Pacto por México, pero nadie ni nada garantizan que sus senadores y diputados los hagan suyos.
Por eso, el gobierno de Peña también es damnificado por la guerra entre tribus azules y amarillas.
 
PRI aventaja en BC
La noche de ayer se llevó a cabo el cuarto de los cinco debates obligatorios entre los candidatos del PRI y el PAN a la gubernatura de Baja California, Fernando Castro Trenti y Francisco 'Kiko' Vega; este último solo acudió a dos de los encuentros, en Tijuana y Mexicali, los únicos que se televisaron en todo el estado.
Las encuestas colocan a Castro Trenti con una ventaja de cinco puntos en promedio sobre el panista, pero en el mismo PRI reconocen que la delantera bien puede considerarse, en este momento, como un empate técnico.
Lo que ayuda a Castro es, desde luego, la pelea de vecindad en el PAN y el mal gobierno de la actual administración blanquiazul, que tiene colocado al estado de Baja California en los últimos lugares de promoción a la inversión y como la entidad más cara para iniciar un negocio.
Castro propone una reingeniería total del gobierno que permita eficientar la apertura de empresas, el acceso a la educación pública y los servicios de salud y generar empleos de mejor calidad.
La campaña priista se enderezó y los priistas van por la recuperación de un gobierno que les es ajeno desde 1989.
 
Otra mexiquense al PRI
La senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo es desde ayer la nueva dirigente nacional del Movimiento Territorial del PRI, el ninguneado “cuarto sector’’ del PRI.
¿Qué tiene de novedoso el asunto? En primera, que Herrera sustituye a Carlos Flores Rico que dirigió el sector por más de una década y en segunda, que la legisladora es…del estado de México, por supuesto.
Herrera comenzó su carrera siendo vocera de Arturo Monrtiel, luego Secretaria de Desarrollo Social del estado, presidenta municipal de Metepec y ahora senadora y parte formal de los sectores del PRI; de los que pesan pues.
 
Organización fantasma
Por si andaba con el pendiente, la fantasmagórica Federación Nacional de Sindicatos Bancarios (Fenasib), realizará su Congreso Nacional el 21 de este mes en un hotel de Reforma.
La Fenasib, que alguna vez fue importante, se fraccionó luego de los sindicatos de la banca de desarrollo crearon su propia Federación.
La Federación, que en 30 años de vida ha tenido solo tres dirigentes, el penúltimo fue Enrique Aguilar Borrego que la dirigió 25 años, es actualmente encabezada por José Carlos Torres García, que dice representa a los empleados de Banorte –aunque ni lo conocen-, está condenada a desaparecer.
Es desde hace años una organización fantasma.