Opinión

Peña, con prisa
para relanzar
comercio con Europa

1
 

 

Banderas europa

Durante los últimos tres años el superávit comercial de bienes de Europa con México se ha incrementado. Mientras en 2012 y según datos de la Comisión Europea, esta cifra era de € 8 mil 400 millones, el año pasado totalizó más de € 10 mil 200 millones. No obstante, esto ha ocurrido en buena medida no por un crecimiento vigoroso del comercio, sino por cierto debilitamiento de nuestras exportaciones, que el año pasado apenas fueron de € 18 mil 200 millones.

La relación comercial de México con Europa no ha sido aprovechada a cabalidad y el tratado de libre comercio entre la partes (oficialmente llamado Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación – o Acuerdo Global) más bien ha arrojado un comercio limitado no sólo en bienes, sino también en servicios (en lo que somos también deficitarios). Es una relación notoriamente estancada.

Dentro de tres semanas el presidente Peña Nieto viajará a Bruselas para participar junto con 60 jefes de Estado y presidentes en la segunda cumbre de Europa con América Latina y el Caribe, que será encabezada por el polaco Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo (la primera cumbre Europa – CELAC ocurrió en Santiago, Chile, en enero de 2013). En esta ocasión, el “entregable” más importante de Peña será la intención oficializada de establecer una ruta de negociación entre las partes para modernizar el Acuerdo Global. Los temas centrales serán un comercio agrícola vigoroso, y un mayor intercambio en materia de servicios.

El banco BBVA publicó recientemente el documento titulado “Evaluación de los efectos del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México en el comercio bilateral y la inversión”, en el que concluye que “los hallazgos de este estudio indican que la implementación del acuerdo comercial entre México y la Unión Europea ha beneficiado los flujos comerciales así como la inversión. Lo anterior se reflejó en el incremento de la participación de las exportaciones de algunos grupos de productos en las importaciones del otro país/región”.

El secretario de Economía Ildefonso Guajardo se reunió hace poco más de una semana con Cecilia Malmström, la Comisaria Europea de Comercio. De su reunión trascendió la intención de las partes para que en octubre se active oficialmente la negociación, de ahí la prisa con que Peña insistirá en junio para actualizar el acuerdo bilateral. En el fondo, lo que se quiere es que este acuerdo comercial no quede en desventaja frente a lo que Europa ha firmado con Canadá y lo que negocia con Estados Unidos.

Cuando arranque, los puntos álgidos de la negociación pudieran ser el tema de los derechos humanos en México y las licitaciones públicas internacionales. Ya veremos.

También te puede interesar:
¿Qué intereses tocó Germán Larrea?
Aristóteles Núñez y la ética médica
Bancomext agotará capital en septiembre