Opinión

Peña, Beltrones y el PAN: desmontar instituciones

1
    

     

Los líderes nacionales del PRI y del PAN, Manlio Fabio Beltrones y Ricardo Anaya, ayer, en el foro “Para entender a México”, organizado por El Financiero. (Édgar López)

El mismo día que Manlio Fabio Beltrones pronunció el discurso donde anunció que con él en el PRI se acabaría la llamada sana distancia con presidencia, el sonorense dijo otra cosa que hoy conviene retomar. Ese 8 de agosto pronunció:

“Yo reto a cualquiera a que nos diga qué institución, qué nueva institución se creó en doce años de tragedia panista, ninguna. Dicen por ahí que es transparencia, o el instituto de Transparencia, pero eso fue del grupo Oaxaca, que haya surgido de una idea del gobierno, jamás”, expresó el sonorense ante el sector popular de su partido. (http://www.beltrones.com/VerNota?cn=1385)

Agregó que con Enrique Peña Nieto “han surgido más de seis instituciones autónomas (no detalló cuáles) que vienen a compaginarse en el ejercicio de gobierno con el Poder Ejecutivo Federal.”

Beltrones no dijo balancear, o servir de contrapeso, o acotar. Este político famoso por su habilidad utilizó el término “compaginarse”.

Compaginarse es una palabra que, por ejemplo, define bien las nuevas limitantes que el Senado aprobó el jueves a las facultades de los comisionados del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Encima, la nueva Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, surgida de una comisión presidida por el senador Pablo Escudero, acota la transparencia en temas judiciales y regala candados en nombre de la seguridad nacional.Varias organizaciones habían advertido que el dictamen que estaba por votar el Senado suprimía “avances para el ejercicio del derecho de acceso a la información. Es incongruente respecto a la Ley General de Transparencia y –por si fuera poco– va en contra de las garantías constitucionales de audiencia, seguridad jurídica y del principio pro persona, con lo que se abre una ventana inaceptable a la arbitrariedad y a la judicialización del derecho”.

Fundar, Cencos, Alianza Cívica, Colectivo por la Transparencia y Artículo 19, entre muchas otras organizaciones, destacaron mediante un comunicado (http://articulo19.org/dictamen-que-expide-ley-federal-de-transparencia-incongruente/) que la nueva Ley, que se encuentra ahora en Cámara de Diputados, presenta “importantes carencias en el recurso de revisión en materia de seguridad nacional” (porque) no se detallan procedimientos y se deja sin clara acotación el margen de maniobra que ejercerá la Consejería Jurídica de Presidencia.

Además, advirtieron, el INAI “queda sin facultad para determinar acceso a información sobre violaciones graves a derechos humanos”. Y se les imponen “excepciones para el acceso a la información que las y los Comisionados del INAI deben tener a fin de determinar si la información solicitada es de interés público y resolver el recurso de revisión”.

Quizá lo que Manlio Fabio quiso decir en el discurso de agosto es que las instituciones no deben parir casos como el de PEMEXGATE o el de los Amigos de Fox, surgidos en efecto al amparo de leyes de transparencia que llegaron con las primeras horas de la primera alternancia.

Quizá lo que Manlio Fabio quiso decir es que no deben surgir instituciones como aquel incómodo IFAI que, es cierto, provino en buena medida de la movilización ciudadana.

La advertencia de Beltrones es que en estos tiempos una institución debe compaginarse con el presidente, y no con ciudadanos organizados que sobre la nueva ley de Transparencia han lamentado que “a pesar de múltiples documentos de trabajo, audiencias públicas y propuestas de organizaciones civiles, académicos y especialistas” no se atendieron sus fundadas preocupaciones.

Así se desmontan las instituciones en los tiempos de Peña-Beltrones. Por cierto, el aliado del tricolor para limar dientes a leyes e instituciones es, quién lo hubiera dicho hace 15 años, el PAN. Pero esa es otra historia.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
La rebelión de los vecinos tomará las calles
Morir aplastados: #Nonoshagamosgüeyes
El buen exgobernador, especie inexistente en México