Opinión

Pemex, la víctima...

  
1
   

   

Pemex, la víctima. (Cuartoscuro)

Pemex está pasando por lo que parece ser la peor crisis de su historia en materia de producción de hidrocarburos, motivada no por agentes externos (dejen de culpar al precio del crudo) sino de una deficiente administración.

A nivel de subsidiarias, el temas es más preocupante. Por un lado Pemex Transformación Industrial, que dirige Carlos Murrieta Cummings, tiene encendidas las alarmas en el desabasto de gasolinas porque de las seis refinerías con que cuenta nuestro país, dos están fuera de operación (Ciudad Madero y Salina Cruz), mientras que las otras cuatro operan a niveles muy por debajo de su capacidad máxima.

Por el lado de Pemex Exploración y Producción (PEP), el asunto no es menos terrible. El director de la empresa, Juan Javier Hinojosa Puebla, acompañado por Miguel Ángel Servín Diago, director de Procura y Abastecimiento, tienen enfrente el reto de sus vidas: producir más con menos presupuesto en el último año de este gobierno. De acuerdo con lo solicitado para ellos en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2018, tendrán que producir 40 mil barriles más de crudo con tres por ciento menos de presupuesto. ¡Puf!, ¿qué es 3.0 por ciento? Nada más un recorte de siete mil 852.5 millones de pesos.

Con los poco más de 323 mil 384 millones de pesos que se les está pidiendo para este año no sólo deberán detener la caída en la producción, que por semanas ha tocado niveles de 1980, sino que deberán controlarla y revertirla. Así, una vez más todo pinta para que sean los proveedores mexicanos los más afectados por esta medida, pues a decir de ellos el recorte ya comenzó y poco a poco están siendo despojados de los contratos que se encuentran en ejecución, sin importar que sean actividades estratégicas de exploración y producción.

Pareciera que los directivos y funcionarios a cargo de PEP y de Procura y Abastecimiento tienen la firme convicción de seguir apoyando sólo a las grandes transnacionales, cuya mano de obra en mayor porcentaje es extranjera y debido al tamaño de conglomerados empresariales que son, los precios ofertados en sus contratos están por encima de los contratos de las mexicanas, diluyendo la promesa del contenido nacional de la reforma energética. Así, los tres millones de empleos generados en el país que tanto presume Presidencia no han sido para la cadena de proveedores nacionales.

Ellos cuentan que Pemex comenzó a presionarlos desde 2015, cuando prácticamente los obligó a modificar sus plazos de pago hasta 90 y 180 días, y además les pidió que ofertaran 15 por ciento de descuento a sus catálogos de precios pactados en sus contratos. Estas condiciones fueron aceptadas por las empresas mexicanas, pero no así por las extranjeras cuya oferta de descuento osciló sólo entre cinco y diez por ciento.

Sin bastarles, ya se han comenzado a llamar nuevamente a los proveedores para negociar nuevos descuentos a los precios de sus contratos, y el acabose de este asunto es que aún para esto los primeros en ser citados son los contratistas extranjeros, dejando al final de la lista a las empresas mexicanas.

Todo esto lleva a una deficiente capacidad operativa de Pemex Exploración y Producción para afrontar las exigencias en materia de producción de crudo que requiere el país, lo que vislumbra una debacle económica aún peor y que se hace evidente ante la implementación de recortes presupuestales en el sector energético.

MENOS MAL, SÓLO CAYERON 34%
El pasado 16 de julio reportamos en EL FINANCIERO que con cifras disponibles al primer semestre de este año, el personal dedicado a la investigación científica y al desarrollo tecnológico del sector energético había caído 60 por ciento en lo que va del sexenio.

Para ese reportaje firmado por Valente Villamil y un servidor, se le consultó en repetidas ocasiones a la Secretaría de Energía (Sener), quien no estuvo disponible para explicar los motivos.

Una vez exhibido el número, la dependencia actualizó la información y da cuenta de que la caída no es de 60 por ciento, como reporta el portal del Sistema de Información Energética que ellos coordinan, sino que en lo que va del gobierno del presidente Peña Nieto, el brazo científico del sector que ha impulsado las buenas noticias de su gobierno, al que pertenecen el Instituto Mexicano del Petróleo, el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares y el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, cayó (sólo) 34 por ciento. El impacto, aclaró la Sener, se dio mayormente en personal de apoyo, técnico y asistentes.

Menos mal, pensé haber encontrado un negrito en el arroz de la reforma energética…

Correo: atorresh@elfinanciero.com.mx

Twitter: @Atzayaelh

También te puede interesar:
En suspenso, el contrato de Pemex que no quiso Slim...
Lo que (no) presumirá Peña en el Informe
Nueva crisis petrolera a la vista