Opinión

Pemex 2021

 
1
 

 

Pemex

La semana pasada José Antonio González Anaya, director general de Pemex, presentó el Plan de Negocios de la empresa petrolera productiva del Estado mexicano.

El plan es una muy buena noticia por distintas razones, todas de fundamental importancia. En primer lugar, se reconoce la rentabilidad como el eje rector de la administración de Pemex. Poner este concepto en el centro de la estrategia, aunque obvio, era indispensable para avanzar en los retos de corto plazo y en la oportunidad histórica que Pemex tiene en el mediano y largo plazos.

Para ser rentables lo antes posible se plantea ajustar la estructura de costos y la estrategia de negocios en un escenario de precios bajos. Para ello González Anaya ya ha puesto en práctica un programa de ajuste, medidas de austeridad, disciplina fiscal y control presupuestal.

En segundo lugar, Pemex reconoce la necesidad de tener socios para ser rentable y exitoso. Así, en el futuro veremos una empresa que aprovecha la reforma energética para ser más eficiente y competitiva, con base en sus fortalezas y las capacidades de otros. Por ejemplo, Pemex se plantea como proveedor de servicios para otras empresas petroleras con proyectos en México. Pemex Logística, que nace como la quinta empresa de logística más grande del mundo de acuerdo a sus activos, tendrá en el futuro varios clientes ofreciendo servicios de manera rentable y en un mercado competitivo.

La misma lógica de rentabilidad, asociaciones y alianzas impera en Exploración y Producción. Con farmouts como Trion (que está por asignarse en el proceso de licitación el 5 de diciembre) Pemex elevará la producción de crudo en 15 por ciento. En suma, el Plan 2016-2021 reconoce las fortalezas de Pemex y las oportunidades de negocio, asociación, financiamiento e inversión con otras empresas que le permitan aprovechar al máximo la reforma energética.

Y en tercer lugar, sanear a Pemex es también fortalecer las finanzas públicas de México. Un superávit primario en Pemex implica que se cumple con el plan de ajuste que le ha impuesto la SHCP. Lo anterior es clave para dar certidumbre a los mercados internacionales de que las metas y el ajuste de Hacienda en 2017 y 2018 se lograrán. En otras palabras, para que le vaya bien a Hacienda le tiene que ir mejor a Pemex.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
La ‘ropa sucia’ de la Procu
Odio e internet
Sin datos no se puede