Opinión

PEF 2017, con alto grado de dificultad

  
1
  

  

meade

En materia de comunicación, la oportunidad y la claridad siempre son importantes, porque muchas veces el mensaje llega tarde o bien no se comunica eficazmente lo que se quiere.

Al parecer ese es el dilema que hoy enfrenta el gobierno y su partido respecto al paquete económico que el Ejecutivo federal presentó para su análisis y posible aprobación ente el Congreso de la Unión.

Cómo decirle a la gente que lo presentado es lo que conviene a México; cómo explicar que se trata de una propuesta que protege la economía de las familias mexicanas; cómo hacer énfasis en que el escenario de ingresos y egresos perfilados serán el factor óptimo para que estos recursos se conviertan en el motor del desarrollo del país.

La tarea no parece fácil desde cualquier punto que se quiera ver, y menos cuando en la economía real de nuestro país lo que las familias perciben de primera mano es desempleo, devaluación del peso, aumento de gasolinas, menos ingresos en sus bolsillos, corrupción y una burocracia excesiva.

Es precisamente en esa etapa de información donde los grupos parlamentarios del PRI, senadores y diputados, tienen frente a sí la titánica comisión de comunicar a la población lo que el gobierno plantea, y en ese ejercicio lo difícil no sólo serán los mensajes a los habitantes sino la discusión y el análisis que tendrán que realizar junto a sus pares, de otras fuerzas políticas. A ellos son a los que tienen que convencer.

El trabajo se antoja extremadamente duro, pues en la búsqueda de acuerdos faltarán días y horas para conciliar visiones e intereses, más aún cuando los tiempos del legislativo ya están contaminados con temas de la agenda político- electoral; en 2017 elecciones en cuatro estados, pasando por el Estado de México y en 2018 la presidencial. Ese es el punto. A simple vista, la propuesta del Ejecutivo federal no parece haber descuidado nada en medio de los escenarios adversos por los que nuestra economía transita. No crea nuevos impuestos ni incrementa los que ya existen, plantea de entrada la estrategia de comunicación, objetivo que al parecer no tendrá la objeción de nadie, pero luego vienen el cómo y el para qué, y es ahí donde se esperan horas largas de debate parlamentario a partir de hoy en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, que encabeza Alfredo del Mazo, cuando sus integrantes se reúnan para acordar la ruta crítica a seguir de aquí hasta el día 15 de noviembre, fecha fatal para la aprobación del PEF 2017.

En su primera reunión, después de que la semana pasada el Pleno le turnó oficialmente el paquete referido, los diputados formarán los grupos de trabajo para los próximos días decidir la distribución de los dineros públicos, así como procesar solicitudes de entidades federativas y recibir propuestas u observaciones de todos los grupos parlamentarios.

Son muchos pasos, pero en ese objetivo, la nación en general espera buenos acuerdos, para que al menos se hagan efectivos propósitos enumerados en la propuesta general del Ejecutivo federal, y que en primer momento ya cuentan con el respaldo del priismo.

Los legisladores tricolores también tendrán que comunicar que es una propuesta que simplifica los trámites para los contribuyentes; promueve la inversión en Ciencia y Tecnología; aprieta el cinturón del gobierno, no de las familias; no afecta la inversión pública en curso ni el gasto social prioritario; incrementa los recursos para estados y municipios; contiene el crecimiento de la deuda pública. En general, que se trata de un proyecto que generará más empleo, mayores ingresos y propiciará mejores niveles de vida para todos.

El reto es mayúsculo para los priistas y bajo esas premisas se tendrán que sentar a negociar con sus pares.

Lo dicho, lo que viene al interior del Congreso de la Unión son muchas horas de trabajo, de demostrar oficio político, y por supuesto, poco tiempo para la siesta.



También te puede interesar:
La deuda pública, al paredón
Clinton, Zavala, Herrera y...
Matrimonios igualitarios, a la deriva

>