Opinión

PATMIR: Galardón ministerial en el Global Summit of Women

22 mayo 2017 22:5
 
1
 

 

Bansefi.

El Programa de Asistencia Técnica al Microfinanciamiento Rural (PATMIR) acaba de obtener el galardón Ministerial de la Cumbre Global de Mujeres (Global Summit of Women) celebrada en Tokyo, Japón del 11 al 13 de mayo, 2017. El premio, -recibido por Vanesa Rubio, Subsecretaria de Hacienda- enfatiza los resultados de empoderamiento e inclusión económica en mujeres rurales. El anuncio del premio nos deja una sensación agridulce. Es dulce porque es un orgullo que México tenga una política pública digna de ser premiada mundialmente. El sabor es agrio porque es una política que a pesar de sus buenos resultados ha sido cancelada por el gobierno federal en 2017, sin presupuesto, sin sustituir con una estrategia análoga para promover la inclusión financiera en zonas rurales de alta y muy alta marginación.

A pesar que PATMIR fue premiada por su impacto en mujeres; fue un programa que tiene muchos otros méritos, por ejemplo, logró la inclusión financiera de 1.3 millones de personas rurales con una orientación financiera basada en el ahorro y no en el crédito, 82% de zonas rurales, un 59% de mujeres y un 70% de población indígena.

Además lo hizo con orientación de mercado, es decir, el subsidio de PATMIR no se entregaba a individuos-beneficiarios, sino a instituciones financieras de la banca social – cooperativas de ahorro y préstamo, sociedades financieras comunitarias y sociedades financieras populares- por lo que también tuvo impactos importantes en el crecimiento y penetración de la banca social en zonas pobres, lo que es crucial para llegar a la base de la pirámide, que es justamente donde se presenta la mayor exclusión financiera y social en el país.

PATMIR nació en el año 2000 y se “cerró” en 2017, fue un programa transexenal nacido de iniciativa de sociedad civil en 1998 cuando SAGARPA, Organizaciones Rurales, una docena de expertos internacionales de África, Asia, Europa, América Latina y Banco Mundial realizaron el Seminario Internacional “Qué sistemas financieros sirven a los pobres rurales? Y la principal conclusión fue: los sistema financieros que movilizan ahorro rural.

Iniciando con un programa piloto de 25 millones en el año 2000, llegó a invertir 1,000 millones de pesos en los últimos 5 años; 200 millones cada año; con efectos multiplicadores, no sólo bancarizó 1.3 millones de personas. Entre otros méritos de este programa están su transparencia, eficacia en el logro de metas toda vez que el subsidio se entregaba una vez cumplida la misma y no antes, la formación de capacidades en las instituciones financieras y sobre todo, la promoción de la innovación y adopción de tecnología de bajo costo que permitiera a los intermediarios expandir sus servicios en zonas remotas y marginadas, en este sentido, un 14% de los individuos bancarizados a través de este programa utilizan tecnologías de banca móvil, cajeros automáticos, uso de tablets y dinero electrónico.

Es una política pública eficiente en el uso del dinero público, toda vez que cada peso de subsidio al intermediario financiero se traducía en $6,141 pesos de ahorro captado, $6,054 pesos en crédito colocado y $1,978 pesos en microseguros vendidos.

Sería deseable que este premio abra el interés por conocer más al programa PATMIR, pero sobre todo para reintegrarlo y otorgarle Presupuesto propio en el PEF 2018 alentar su estudio con un enfoque amplio de discusión de políticas públicas de inclusión financiera universal y medir sus impactos más allá del simple acceso a servicios financieros, en un contexto global donde la inclusión financiera requiere de visiones más integrales, sostenidas, adaptadas y flexibles para los segmentos de población en pobreza.

Es un reconocimiento que llega en un momento idóneo para abrir una discusión sobre el componente de inclusión financiera en el Programa PROSPERA, en donde se otorga a BANSEFI el monopolio para atender a más de seis millones de hogares, entrando en franca competencia con la banca social en segmentos de población que reciben los apoyos Prospera y que ya están asociados a alguna cooperativa o sociedad financiera rural, la cual, a su vez fue apoyada por PATMIR, anulando los efectos de los subsidios erogados por éste en años anteriores que justamente permitieron la expansión y captación de este perfil de población.

Por ello, el premio otorgado a PATMIR debiera ser el motivo para analizar desde diversas perspectivas el papel del Estado Mexicano en la inclusión financiera de los segmentos de población rurales y en pobreza, con el análisis de alternativas y de políticas según el territorio, la necesidad local y sobre todo el desarrollo institucional financiero que a la fecha se ha logrado recordando que el sector de ahorro y crédito popular se ha venido gestando desde finales de los años noventa con un impulso importante a partir de 2001, que además ha demostrado capacidad de innovación y adaptación.

Felicitaciones a las 220 instituciones de ahorro y crédito que participaron en el programa; los (5) Agentes técnicos que operaron: AMUCSS, DAI, DGRV,SPARKASSEN y WOCCU; al equipo técnico de PATMIR-BANSEFI, a SAGARPA que lo inició y BANSEFI que lo administró. A la SHCP que apoyo esta política pública y … esperamos, lo ponga nuevamente en acción.

RÉPLICA DE BANSEFI

El Programa de Asistencia Técnica a las Microfinanzas Rurales (PATMIR) fue creado en 2001 y era administrado por SAGARPA; y a partir de 2010, pasó a ser administrado por la SHCP a través de BANSEFI.

El PATMIR ha contado a la fecha con 3 fases de instrumentación. En su III Fase, tuvo una vigencia de 5 años, prevista en el periodo de 2012 a 2016, con el objetivo de lograr la inclusión financiera de la población marginada en localidades rurales, principalmente aquellas de menos de 15 mil habitantes.

La III Fase de PATMIR realizó ajustes al diseño para alcanzar metas superiores a las de las fases I y II del Programa. Con ello, el Programa logró la inclusión financiera de 1 millón 312 mil 657 personas, 59% mujeres, a través de la participación de cinco alianzas con 213 sociedades de ahorro y crédito popular que participaron a lo largo de la ejecución plurianual del programa.

Destaca que del total de personas incluidas, el 59% son mujeres, el 29% habita en una localidad catalogada como indígena y el 82% habita en localidades rurales de menos de 15 mil habitantes.

La Fase III del PATMIR concluyó en diciembre de 2016, tal como estaba previsto en su diseño; sin embargo, esto no implica que este Programa haya sido cancelado en 2017. La Fase III finalizó en tiempo y forma, como lo hicieron las fases I y II. Actualmente BANSEFI se encuentra instrumentando la fase IV del PATMIR y se está a la espera de un proceso licitatorio con objeto de iniciar operaciones del segundo semestre de 2017 a diciembre de 2018, tal y como estaba programado. Este programa mantendrá las principales directrices de la tercera fase, y se fortalecerá el enfoque en la inclusión financiera de mujeres y en la población que habita en localidades rurales.

Con referencia a la mención que se realiza sobre el componente de inclusión financiera dentro del Programa de Inclusión Social Prospera, cabe mencionar que BANSEFI ha implementado diversas estrategias de inclusión financiera, en función de diferentes segmentos de su población objetivo, las cuales, lejos de competir entre ellas, buscan complementarse para alcanzar la inclusión financiera masiva, profunda y sostenible, de su población objetivo.


También te puede interesar:

Bancarización de migrantes y remesas, oportunidad histórica


En el campo, ganadores y perdedores del TLCAN

Mujer y exclusión financiera en México, de la retórica a la acción
efectiva