Opinión

Siete pasos para evaluar un crédito

 
1
 

 

Dólar. (Eladio Ortiz)

Ante los vaivenes del dólar, la incertidumbre de las tasas de interés y la posibilidad de un bajo crecimiento, hay nerviosismo entre quienes evalúan tomar un crédito, sobre todo porque tienen miedo que suceda lo mismo que en crisis financieras anteriores. Por esa razón, es conveniente cubrir aspectos básicos antes de tomar la decisión.

1.- El primer paso es analizar el destino del préstamo. Por ejemplo, cuando las empresas toman pasivos, lo hacen para proyectos de inversión que tienen determinada rentabilidad o algún apuro de solvencia. De esa misma manera, habrá de sopesarse si a lo que obtendrás vale la pena añadirle el sobre precio de la tasa de interés.

2.- La siguiente pregunta obvia es si es necesario contratar un adeudo, pues el costo siempre será alto y es preferible llevar a cabo una transacción en efectivo o esperar a juntar el recurso a través del ahorro.

3.- Si los primeros dos puntos ya están claros, entonces hay que determinar cuál es la capacidad de pago, analizando el presupuesto. Es decir, tener cuantificado cuánto te queda después de los gastos cotidianos y cumplir con otros préstamos previamente adquiridos. Este dato te será indispensable porque limitará o expandirá el monto posible de la operación.

4.- Ahora hay que pensar en el tiempo de vigencia del crédito. Si se trata de un hipotecario el compromiso es de entre diez y 20 años, por lo que la estabilidad laboral y futuros requerimientos de gasto deberán ser considerados. El riesgo es pagar bien los primero años, pero luego caer en insolvencia.

5.- Después de cubrir las acciones previas, recordemos que hay marcadas diferencias entre las instituciones financieras y es útil hacer un esfuerzo para averiguar los programas de cada una de ellas con el fin de elegir la mejor opción.

6.- Una elección muy específica será la de tener cuidado de tomar una tasa fija que, aunque sea mayor a un variable te dará certidumbre de largo plazo porque el costo del empréstito será el mismo en toda la vida del adeudo. Solicita una “corrida” de los pagos, en donde veas cómo se distribuyen a lo largo del tiempo. Pregunta también si hay anualidades o alguna penalización por liquidar en forma anticipada.

7.- Finalmente, sólo queda tomar la decisión y revisar muy bien el contrato, porque será el documento básico de los compromisos. Si el convenio verbal no es igual al escrito, hay que hacerlo notar y revalorar.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Divorcio, cuando pasa el Día del Amor
El amor en tiempos de crisis
Conversaciones financieras entre enamorados