Opinión

Pasmosa indiferencia

María Teresa Aguilar Álvarez Castro*
1
 

 

Marcha CNTE

Otra vez la CNTE se salió con la suya. Otra vez el gobierno federal y el ¿gobernador? de Oaxaca cedieron a sus chantajes. Otra vez los ciudadanos sufrimos los bloqueos y, si no hacemos nada, pagaremos recursos millonarios durante generaciones por los acuerdos ilegales alcanzados. Otra vez los niños se quedaron sin clases y no pasó nada. ¿Hasta cuándo?

Desgraciadamente los actos de gobierno contrarios a la ley se han vuelto una costumbre en nuestro país. Los vemos a diario y ya ni nos sorprenden. ¡Qué pasmosa indiferencia hacia la ilegalidad hemos desarrollado!

Ante ello, los gobiernos gozan –literalmente, disfrutan– de “manga ancha” para hacer lo que se les antoje. Nadie les pone un freno. Ni siquiera ya les importa guardar las apariencias, pues saben que es casi imposible que sean castigados o siquiera llamados a rendir cuentas.
Esta situación es alarmante. Si no la paramos los ciudadanos, los gobiernos no tienen incentivo alguno para hacerlo. A los ciudadanos nos conviene porque volvemos a empoderarnos frente a los políticos, quienes se han olvidado que somos nosotros quienes los elegimos y quienes les pagamos su sueldo. Los ciudadanos somos más poderosos que los políticos, pero sólo si participamos, si les exigimos que cumplan su deber.

Desde Mexicanos Primero –como organización de la sociedad civil– estamos empeñados en no dejarnos llevar por la corriente de la apatía y la indiferencia. Nosotros no rogamos a las autoridades que cumplan con la ley –como si cumplir la ley fuera un favor o un acto de generosidad de la autoridad–, sino que se los exigimos, por las vías que la propia Constitución nos reconoce a todos los ciudadanos.

En ese sentido, en ejercicio de nuestro derecho humano de petición, hace algunos días formalmente hemos solicitado al secretario de Gobernación tres cosas muy puntuales: primero, que deje sin efectos cualquier acuerdo celebrado, en sus propias oficinas, por sus subordinados con el gobierno del estado de Oaxaca y la CNTE. Esto porque simple y sencillamente dichos acuerdos son ilegales. Van en contra de la reforma educativa promovida y hecha ley por su propio jefe. ¡Ya basta de que, por salir del paso y sin que se resuelvan a fondo los problemas, quienes debieran velar precisamente por hacer cumplir las leyes, pacten ilegalidades que nos salen muy caras a todos los mexicanos! Debe nulificar los acuerdos ilegales.

La segunda petición es que nos informe exhaustivamente sobre los acuerdos alcanzados. ¡Ya basta de que este gobierno quiera mantener todo en secreto!

Tercera, que se informe a Hacienda y a las autoridades educativas los nombres de quienes participaron en las manifestaciones y negociaciones a efecto de que se les descuenten los días de inasistencia al trabajo y, en su caso, se despida a quienes corresponda por faltas injustificadas. ¡Ya basta de maestros faltistas a los que no les pasa nada! ¡Ya basta de que los acuerdos ignoren a la principal parte involucrada, que son esos niños que tienen asignados como “maestros” a profesionales de las marchas, de quienes están aprendiendo que el chantaje y la violación de la ley es una forma muy rentable de vivir! ¡Ya basta de que –como los niños no vienen a la ciudad a manifestarse, ni votan– entonces las autoridades no los tomen en cuenta!

El secretario de Gobernación tiene que contestarnos y darnos una explicación. Es nuestro derecho y así lo exigiremos, si es necesario, ante los tribunales.

Ejercer nuestro derecho humano de petición es muy sencillo y puede ser muy eficaz. Por eso te invitamos a apoyar esta petición en www.mexicanosprimero.org. Cuando dejemos de simplemente quejarnos y empecemos a exigir, nuestros gobernantes entenderán que la ley no nada más está de adorno. Eso nos conviene a todos.

* Coordinadora de Estudios Jurídicos en Mexicanos Primero.

También te puede interesar:
Fin del monolingüismo
El derecho a aprender con y en inglés
Vamos invirtiendo en lo que más falta