Opinión

Partidos

 
1
 

 

Partidos.

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leía sus periódicos y revivía sus años de infancia. El nuevo PRI parece el viejo PRI del mismo modo en que el nuevo Gil parece el viejo Gamés: “¡Beltrones, Beltrones, ra-ra-ra! El cenopismo de México otorga su total respaldo al registro de nuestro Manlio Fabio Beltrones”. Nuestro Manlio, suena bonito. “¡Beltrones, Beltrones, Beltrones!”. “El PRI es lo mejor que le ha tocado a México”, dice Beltrones. Gilga no sabe si el nuevo dirigente nacional del partido tiene razón o ha perdido la razón, pero la fiesta le recordó aquellos años maravillosos a los que ha vuelto el PRI, nunca los perdió del todo: la matraca, el estandarte, la canción, el confeti, el mariachi, el maestro de ceremonias, el besamanos, el regreso al mundo de los licenciados. Gil viene de un lugar en el que había ceremonias muy parecidas, pero con otros nombres: Alfonso Martínez Domínguez, Manuel Sánchez Vite, Carlos Sansores Pérez, Porfirio Muñoz Ledo, Pedro Ojeda Paullada.

César Camacho se despidió en una emotiva ceremonia en la cual dijo esto: “Me voy con la satisfacción de que el partido sigue teniendo más futuro que pasado”. Perdone usted, licenciado Camacho, pero la verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena), si algo tiene el PRI es un pasado como una catedral. Ahora mal (al-al): también es verdad que el pasado puede modificarse, los dirigentes del PRI no cesan de demostrarlo. En fon. Beltrones ha dicho que la sana distancia entre el presidente y el partido ha tocado a su fin, que esa idea puesta en la práctica le costó al PRI la presidencia de la República. Beltrones tiene razón. Gil echó en falta unas palabras que siempre escuchaba en los discursos de aquel priismo: emisarios del pasado. ¿Las usará Beltrones? Esto apenas empieza, o mejor: esto apenas termina. Gilga espera y no desespera. En el amplísimo estudio se oyó un grito desgarrador: Ay mis hijoos priistas.

En el altar de Morena
El PRD se dividió en dos. Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa), Gamés no entiende por qué rayos el perredismo no tendría que perder la mitad de sus votos. Gil considera que el PRD debe ser refundado (al fin una voz pasiva, están muy escasas), pero no por los resultados de la elección, el partido se cae a pedazos porque sus tribus han devorado sus entrañas (suena bien escribir entrañas).

Quizá contra sí mismo, nadie lo sabe, Navarrete dijo alguna verdad en su discurso: Morena y Movimiento Ciudadano, Guerrero e Iguala fueron veneno puro para el PRD. Si Gil entendió algo, cosa improbable, el PRD buscará acercarse a Morena y Movimiento Ciudadano. Es decir, Liópez los ha arrastrado y ellos piensan en acortar las distancias. Algo más: nadie dice si piensan igual y sobre todo si persiguen lo mismo. Al parecer Liópez se fue porque consideró a la dirigencia del PRD una cúpula corrupta, puesta a las órdenes de la mafia del poder. El partido, para refundarse, podría acudir a quien intentó destruirlo para proponerle una alianza. Todo es muy raro.

El joven Anaya
Ricardo Anaya, el joven prodigio del PAN, será el presidente del partido y pasará encima de su contendiente Javier Corral. Juran quienes lo vieron en Monterrey que no jugó al yo-yo, ni contó sus canicas de trébol ni, mucho menos, leyó cómics antes de subir al estrado de los compromisos; tampoco adquirió películas de Pixar, ni whatsapeó con sus cuates. Anaya es maduro, un político de fuste y fusta. Dijo que su partido debe regenerarse para frenar los liderazgos populistas y mesiánicos que surgen ante el hartazgo de los ciudadanos. Bien, Anaya: así se habla, duro con ellos.

Refundar, regenerar, rehacer, reponer, recuperar. Buena suerte. Gamés no quisiera ponerse pesado pero lo cierto es que los tres partidos grandes están hechos jirones. En el PRI, la vieja matraca de oro; en el PRD, lágrimas en el altar de Morena; en el PAN, Anaya y las piernas del jinete. En fon.

La máxima de Bossuet espetó en el ático de las frases célebres: “La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
El editor
Reprobados
Tipo de cambio