Opinión

Parece que Slim ni la vio pasar


 
 
Es curiosa la lógica con la que operan los argumentos de algunos mexicanos. Hay quienes piensan que la reforma de las telecomunicaciones será lo que finalmente dinamice la oferta del sector, porque el Ifetel conocerá sobre las concentraciones y posibles prácticas monopólicas que cometan algunas empresas poderosas.
 
Es decir, a mucha gente le acomoda la idea de que la regulación generará el dinamismo de la industria, y piensan en Carlos Slim como el destinatario natural. Pero la cosa va más allá.
La dinámica competitiva de cualquier industria está determinada, en primerísimo lugar, por la capacidad de los jugadores de la misma de hacer llegar al mercado innovaciones de alto valor agregado que solucionen necesidades de los clientes.
 
La regulación cuenta, pero es más importante la innovación. En las telecomunicaciones es muy claro —por poderoso— el aporte que han hecho aparatos como el Galaxy, de Samsung; o un software tipo Skype. ¿Regulados? No. ¿Aporte? Mucho.
 
Por eso llama la atención que empiezan a surgir soluciones tecnológicas —en otros países, por supuesto— que tienen el potencial de cambiar la configuración de la industria, sin que aquí, al parecer, alguien se esté percatando.
 
 
Estos son dos ejemplos clave:
 
(1) Aereo. Se trata de una empresa que ha miniaturizado las tradicionales antenas de televisión que veíamos en los techos, hasta lograr un tamaño menor a la yema del dedo. Cada usuario es dueño de su miniantena, pero ésta no se encuentra en el techo de la casa, sino en un sitio donde hay miles de antenas más y muchos servidores.
 
Luego, a través de una conexión de banda ancha —de cualquier proveedor—, el usuario puede mirar sus canales de televisión en cualquier lugar de la zona de cobertura. Actualmente el servicio se otorga en Boston y Nueva York.
 
(2) Optimum. Se trata de una empresa que está inundando Estados Unidos con una poderosísima red de accesos de Wi Fi en lugares públicos (cafés, restaurantes, parques, centros comerciales, etc.), con velocidades ultrarápidas. Actualmente hay 80,000 hotspots instalados. Es como un Infinitum en lugares públicos pero que sí funciona: megarápido. Optimum ya se anuncia diciéndole “adiós” a las empresas de telefonía celular.
 
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota