Opinión

Paraliza demanda de patentes mercado de jeans en EUA

La demanda presentada en Estados Unidos por RevoLaze en contra de 17 fabricantes de prendas de vestir de mezclilla, es un buen recordatorio del poder que otorga la posesión de patentes estratégicas y las rutas que muchas Pymes pueden seguir para escalar posiciones de predominio en los mercados internacionales.

RevoLaze, una empresa mediana de Ohio, es titular de un grupo de 29 patentes que protegen una tecnología empleada por fabricantes de prendas de mezclilla de la talla de Gap, Guess, Diesel, Levi´s, American Eagle y Abercrombie, que han venido sustituyendo la vieja tecnología del “samblasteo”, por la aplicación de un láser que permite lograr la apariencia de desgastado en los jeans, evitando los graves efectos que los abrasivos químicos de la vieja tecnología causaba en los empleados.

Como en muchos otros casos documentados, RevoLaze “permitió” que el uso de esta tecnología se generalizara en la industria, para entonces hacer valer sus derechos de patente en contra de sus usuarios. Algo similar a lo que en su momento aconteció con la tecnología de los lectores de código de barras y las técnicas de recolección de células madre.

La demanda ha escalado hasta la International Trade Commission, y de entrada ha sido dictada una orden de restricción para impedir que prendas de vestir que han utilizado esta tecnología puedan ser importadas a Estados Unidos. Las demandas parecen haber sido presentadas estratégicamente en agosto, con la intención de impedir las voluminosas importaciones provenientes de maquiladores de oriente, que deberían abastecer los anaqueles de las tiendas para la temporada decembrina. Es desde luego predecible que el litigio, iniciado en EUA, pudiera ser replicado en diversas jurisdicciones, en base a las patentes que son propiedad de RevoLaze alrededor del mundo.

En un primer comunicado, algunos de los fabricantes se dijeron sorprendidos por la demanda y por la existencia de las patentes, de una técnica que consideraban de dominio público, que muchos de los maquiladores en Asia aplican en forma generalizada desde hace varios años. A pesar de que las grandes marcas pretenden exhibir a Ravolaze como oportunista, la reclamación está más que justificada por el hecho de que una parte del grupo de patentes apenas fue concedida por la Oficina de Estados Unidos luego de más de 5 años en trámite.

Sin embargo, una revisión que traspase la información preliminar permite identificar una actividad de investigación tecnológica de más de 20 años por parte de RevoLaze, que le ha llevado a ser titular de múltiples patentes que le otorgan un blindaje impenetrable que le garantiza el ejercicio de derechos monopólicos sobre la tecnología resultante. Ahora, todo parece indicar, las grandes marcas de la industria tendrán que pasar a la caja.

Twitter:@JalifeCaballero

Facebook:JalifeCaballero