Opinión

Parálisis

    
1
   

   

bandera

Después de las reformas estructurales en el Pacto por México, parece que nuestro país quedó en animación suspendida y que nunca hay prisa para resolver los pendientes.

Sin duda, uno de los nombramientos más importantes es el gobernador del Banco de México que sustituirá a Agustín Carstens, quien será a partir del 1 de diciembre gerente general del Banco de Pagos Internacionales.

En plena renegociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, que ha provocado que el Fondeo Monetario Internacional estimara una desaceleración de la economía en 2018, nuestro país no se puede dar el lujo de mandar señales de desestabilización, como postergar este nombramiento.

También ya en el año electoral de la contienda más grande de la historia de nuestro país, seguimos sin fiscal especial para la Atención de Delitos Electorales, y lo peor es que ayer, una vez más, ni siquiera fue posible discutir la convocatoria en el Senado.

Y qué decir de la designación del procurador general de la República, cargo en el que está como encargado de despacho Elías Beltrán, quien ni siquiera cumple con los requisitos legales.

Además de que la incidencia delictiva ha tenido un incremento de 299 mil 258 casos en lo que va del año, respecto al periodo enero septiembre de 2016, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Púbica.

Obviamente tampoco se ha elegido al fiscal anticorrupción y la oposición planea que es necesaria una nueva reforma al artículo 102 constitucional para dar dientes a esta Fiscalía e impedir que pueda ser removido por el fiscal general, como sucedió con Santiago Nieto en la FEPADE.

Faltan también de nombrar a los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, ocho del Tribunal Agrario, 18 del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, uno de sala especializada, dos fiscales especializados y tres consejeros de la CNDH.

Pero si revisamos los pendientes importantes de la Cámara de Diputados tenemos que a los militares ni los sacan de hacerse cargo de la seguridad ni les dan una ley que les permita una mejor actuación.

Y tampoco se avanza en la legislación del mando mixto; es decir, no importa la economía ni la inseguridad ni que las instituciones pierdan fuerza, nuestros políticos están totalmente paralizados y en lo único que piensan es en la elección del próximo año.

También el 1 de diciembre debe tomar protesta el gobernador de Coahuila y hasta ahora no sabemos si se aceptará el triunfo del priista Miguel Riquelme o se anulará la elección. Total, no hay prisa.

SE NIEGAN A COBRARLE
Parece de risa, pero en el PRI no aceptan las cuotas de una de sus militantes distinguidas, quien ha sido diputada, senadora, gobernadora y actualmente aspirante presidencial: Ivonne Ortega.

Una vez más se presentó en su partido para exigir piso parejo en la elección del candidato presidencial, como si el propio presidente Enrique Peña no hubiera dicho en el foro de EL FINANCIERO Bloomberg e Interacciones que continuaría la liturgia priista.

Acudió a la oficina de la caja del partido para pagar sus cuotas de militante y la mandaron a la Secretaría de Finanzas, donde tampoco fue recibida, por lo cual entregó un documento en el que señala que es su voluntad cumplir con su obligación de militante y pagar sus cuotas.

Sin embargo, la priista, quien es diputada con licencia, una vez más fue bateada por sus correligionarios, quienes ni siquiera la invitan a participar en foros de precandidatos.

Es por ello que la exgobernadora de Yucatán señaló que no permitirle pagar las cuotas “representa una vulneración a mis derechos como militante”.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Fiscal impuesto por el tricolor, y además priista
El PRI se salió con la suya
Meade o no Meade