Opinión

¿Paradoja de la elección o del conocimiento?

 
1
 

 

El grueso de las evidencias obtenidas en decenas de estudios indica que el  uso del celular es seguro salvo por su papel en los accidentes de auto. (Bloomberg)

Me niego a resignarme a que alguien sea infeliz ante las innumerables alternativas de elección en la vida cotidiana, como afirma Barry Schwartz, psicólogo social, en su libro The Paradox of Choice. Creo que, en todo caso, se trata de usar la metodología correcta para tomar decisiones.

Lo anterior es relevante para nuestras finanzas, porque si en algo se han distinguido los mercados es en presentar una gama excesiva de opciones de inversión, además de las posibilidades infinitas de compras de productos con características muy variadas. Según los estudios elaborados por Schwartz las consecuencias de este fenómeno son: mayor dificultad para elegir; parálisis en la resolución y una menor satisfacción.

En principio, aceptemos que una de las peculiaridades del mundo moderno es vivir con una bastedad de alternativas, producto de una revolución de la comunicación, la tecnología y de la integración con todo el orbe.

Es imposible aislarse de esa realidad; omitir su existencia significa hacer una toma de decisiones sin conocer los riesgos en los cuales se está incurriendo. Está claro que el costo de oportunidad existe aun cuando evitemos medirlo.

En efecto, un resultado de todo el bombardeo de información es la duda de si estamos haciendo lo correcto y por eso requerimos una metodología. De inicio, veo tres opciones:

1.- Seguir la sugerencia de Barry Schwartz y elegir en función de quedar satisfecho en lugar de 'maximizar' las alternativas. Puesto en un ejemplo de finanzas personales, sería como alcanzar un rendimiento de inversión que le haga sentir bien y no necesariamente el mayor.

2.- Tener una metodología detallada en donde se elija en función de los beneficios y riesgos de cada alternativa, además de sus posibilidades de ocurrencia, lo cual sería una manera científica de hacerlo pero la incertidumbre continúa.

3.- Utilizar el método de descarte, combinado con un buen análisis. En general estamos educados bajo el paradigma de que debemos acertar con base en un conocimiento profundo de un tema; sin embargo, en la realidad podemos ser eficientes si vamos eliminando opciones, dependiendo de gustos, preferencias o predisposiciones al riesgo. Así reduciríamos en forma considerable la gama de posibilidades y, sobre lo que quede, aplicar ahora sí una investigación seria.

En la medida en que la resolución sea importante para nuestro presupuesto y futuro familiar es justificable hacer un esfuerzo para lograr lo mejor.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cuándo empiezo a ser un profesional?
¿Ya revisaste las sociedades de inversión?
¿Es momento de austeridad? Ponla en práctica