Opinión

Para “ser”, hay que “dejar de hacer”

 
1
 

 

https://www.amazon.com/Seven-Choices-Success-Significance-Inside/dp/1608101509

”No puedes tener una lista de ´ser´ sin tener otra lista de ´dejar de hacer´” afirma Nido R. Qubein en su recomendable libro Seven Choices for Success and Significance” (sólo disponible en inglés).

Hoy, cualquier cabeza de empresa afirma a la más mínima provocación que quiere “ser” la líder, que quiere “ser” más grande o que quiere “ser” innovadora y de vanguardia. En consecuencia, directivos y operativos destinan el grueso de su tiempo, talento y recursos disponibles a procurar hacer cosas diferentes, hacerlas mejor o hacer nuevas cosas.

Pocas empresas, sin embargo, tienen claramente definido lo que deben dejar de hacer para convertirse en eso que aspiran a ser. Por ejemplo:

•Quien aspira a ser una empresa más sistematizada debe dejar de cambiar procedimientos con base en ocurrencias matutinas.

•Quien desea ser un negocio con cobranza sana debe dejar de venderle a los clientes que peor le pagan.

•Quien planea ser una corporación con clientes muy diversificados, debe dejar de enfocar toda su promoción en sus mercados tradicionales.

•Quien quiere ser una entidad exportadora, debe dejar de contratar pura gente monolingüe y poco viajada.

•Quien procura ser una compañía con un modelo de negocio que transite por la web debe dejar de pensar sus procesos sólo en forma analógica.

•Quien procura re-balancear sus inversiones sin mayor endeudamiento debe dejar de poseer determinadas empresas o unidades de negocio.

Lo paradójico es que en más de una organización suele ser más difícil lograr que se deje de hacer algo que no agrega ya valor o que desalinea determinado objetivo estratégico, que impulsar nuevas acciones, indicadores o inversiones aún y cuando se sobrepongan a tareas acumuladas, sobrecargando los equipos de trabajo y haciendo más lenta su capacidad de respuesta.

Con independencia del tamaño de la corporación, no debería concluirse un ejercicio de planeación estratégica o un análisis periódico de eficiencias sin producir una lista clara y detallada de aquellas cosas que la empresa debe ´dejar de hacer´ ya sea en su conjunto, o sólo en algunas de sus áreas. Y tal lista, debería ser revisada con la periodicidad que la complejidad de las inercias y resistencias lo haga necesario.

Así que la próxima ocasión en la que un colega, socio o colaborador inicie una de esas espontáneas conversaciones con la frase: “Es que deberíamos de aspirar a ser…” (tal o cual cosa), tras escucharlo con la debida atención, obséquiele la pregunta complementaria obligada: y, en paralelo a esa iniciativa, campeón, ¿qué consideras que deberíamos de dejar de hacer?

Impuestos, ¿para qué?…

La Fundación Caminos de la Libertad, que dirige Sergio Sarmiento y la Fundación Friedrich Naumann buscan iniciar un diálogo sobre los impuestos mañana martes en CDMX al que amablemente me han invitado.

Previo al evento convocado, han lanzado algunas interrogantes para la reflexión: ¿tenemos muchos impuestos? ¿pagamos mucho? ¿somos pocos los que pagamos? ¿en qué se gasta y cómo se gasta? Preguntas válidas en cualquier sociedad que aspira a un gasto público siempre racional, justificado y eficiente.

El autor es empresario y conferencista internacional.

Twitter:@mcandianigalaz

También te puede interesar:

TAR Aerolíneas, el mejor secreto guardado de México

Tres síntomas de la inexistencia de una comunicación efectiva en la empresa

Lo bueno, lo malo y lo feo del CBX Skywalk en Tijuana