Opinión

¿Para qué sirven las reservas internacionales?


 
En diferentes círculos me he topado con comentarios como "las reservas internacionales son los activos que tiene en oro el Banco de México y con eso se sustenta el valor de la moneda" o preguntas como "¿Para qué tiene tantas reservas el gobierno de México?" o "¿Por qué no se usan las reservas para financiar infraestructura?". Desgraciadamente temo decir que este tipo de comentarios o preguntas denotan una gran ignorancia al respecto.
 
 
Si bien desde hace ya más de una década el Banco de México ha sido muy transparente en cuanto a la publicación del monto de reservas internacionales con las que cuenta -que se da a conocer cada martes a las 9:00am-, al día de hoy no existe algún documento informativo sobre las reservas internacionales en el sitio de Internet del banco central. Existen documentos informativos sobre política monetaria, inflación, el sistema financiero, los sistemas de pago y una reseña histórica sobre el Banco de México. No obstante, no existen documentos que brinden información general sobre las reservas internacionales, el papel que han tenido, y para qué sirven hoy en día.
 
 
En un régimen de tipo de cambio flexible como el de México, las reservas internacionales son los activos denominados en moneda extranjera con los que cuenta el Banco de México -una institución autónoma constitucionalmente con respecto al gobierno federal-, para lograr tres objetivos: (1) Apoyar al gobierno federal a hacer frente a sus obligaciones en moneda extranjera; (2) mitigar desbalances significativos de corto plazo en la balanza de pagos, y (3) cuidar el correcto funcionamiento del mercado cambiario. En el primer caso, por ejemplo, cuando el gobierno federal tiene que hacer un pago de deuda en moneda extranjera, que pagará con sus propios recursos -cuya procedencia puede ser de recaudación de impuestos o emisión de deuda en moneda local, por ejemplo-, éste cambia los pesos por dólares, euros o la divisas que se requieran con el Banco de México, quien en este caso actúa como una simple casa de cambio. En este caso se dice que el Banco de México "desacumula" reservas internacionales. Por el contrario, cuando el gobierno federal, por ejemplo, recibe un monto en dólares o en divisa diferente al peso por concepto de una emisión de bonos y necesita cambiarlos por pesos, el gobierno lleva a cabo esta operación cambiaria con el Banco de México y se dice que este último "acumula" reservas internacionales. Por lo tanto, las reservas internacionales no son del gobierno federal.
 
 
Ahora ¿Por qué no pueden utilizarse las reservas internacionales para financiar infraestructura? Por un lado, porque las reservas internacionales no son del gobierno federal y porque siendo éstas del Banco de México, financiar infraestructura no es un objetivo que deba perseguir un banco central o el Banco de México en particular. Por otro lado y más importante en mi opinión, financiar infraestructura o algún apoyo para mitigar la pobreza con las reservas internacionales sería como quitar un pilar o una columna de una casa y utilizar el material que se encontraba en dicho pilar para poner un piso más bonito u otro baño. En este sentido, de qué serviría tener un piso con mejor vista o un baño adicional si la casa se puede derrumbar en cualquier momento, dada la importancia del pilar que se utilizaría como insumo. Las reservas internacionales han sido y son verdaderamente un pilar para la estabilidad macroeconómica de México, algo que ha costado muchos años conseguir y que si bien no es una condición suficiente para lograr el desarrollo económico de un país, sí es una condición necesaria para lograrlo.
 
 
Por último, en cuanto al monto óptimo de reservas, esta pregunta es más difícil de contestar. Si bien en todos los estudios la cobertura de pagos de deuda externa gubernamental está presente, hay un sinnúmero de documentos de investigación al respecto que justifican ciertas cantidades con base al flujo y variabilidad de las importaciones, así como la varianza en los flujos de capitales. Hoy por hoy, sin embargo, no hay todavía un consenso al respecto. No obstante, lo que queda claro a partir de episodios recientes de crisis en donde se observaron fuertes flujos de salida de capital, es que quienes tenían "un monto alto" de reservas internacionales con respecto al PIB, tuvieron una menor variabilidad en la dinámica de tipo de cambio, sin necesidad de utilizar un gran porcentaje de reservas. En otras palabras, creo que esto se asemeja a "la Guerra Fría" entre EU y la ex URSS en donde el poder emanaba no del uso per se de armas nucleares, sino de incrementar el número de armas nucleares y aumentar el grado de destrucción de éstas. Actualmente el Banco de México tiene 173 mil 904 millones de dólares (al 8 de noviembre de 2013) en reservas internacionales. Éstas representan 14 por ciento del PIB, cubren 1.3 veces la deuda externa del gobierno federal, alrededor de una vez las importaciones de seis meses y 1.3 veces la cantidad de Mbonos y Cetes en manos de extranjeros. Todo esto sin contar con los cerca de 75 mil millones de dólares de la línea de crédito flexible que el Banco de México tiene contratada con el Fondo Monetario Internacional. Este pilar de estabilidad macroeconómica está fuerte.
 
 
Twitter: @G_Casillas
 
 
*Gabriel Casillas es Director General de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.