Opinión

Para los García Maldonado y los Berger

10 febrero 2014 4:45 Última actualización 16 julio 2013 5:54

 
 
 
Fernando Curiel
 

Desde la altura de mi casa, contemplo, arrobado, un crepúsculo y un subsecuente amanecer, cual toma cinematográfica de Gabriel Figueroa (decía más o menos, don Gabriel: “Me piden una toma, yo plasmo un paisaje”).
 

Ambos, crepúsculo y amanecer, espectaculares.
 
Nubes, montañas a contraluz, rayos (días de lluvias torrenciales).
 
En el fondo: Taxco (tan colonial, tan mediterráneo, tan griego, tan andaluz). Santa Prisca, La Veracruz, Chavarrieta, La Santísima… el Cerro de Bermeja, el Hotel Misión…
 
 
Recuerdo, desazonado: miembro de la Asociación de Amigos de Santa Prisca décadas ha, tomé la responsabilidad de impulsar, académicamente, el entorno de la portentosa obra personalísima de José de la Borda (nada de controles curiales, intromisiones civiles, sugerencias al paso).
 
 

Hablo de un Centro Histórico que devolviera la índole peatonal, convivencial (disculpando la expresión) del espacio original del Real de Minas.
 
 
Incluso formulé una (multi) disciplina: la filología urbana (ya avanzada con mi reportaje-álbum fotográfico de la calle de Plateros, hoy Francisco I. Madero; más tarde aplicada a la Colonia Roma, también de la Ciudad de México).
 
 

Años (lo recuerdo) de conferencias, las Conferencias Santa Prisca; llamado atendido por amigos y colegas de excepción: historiadores, arquitectos, municipalistas, fotógrafos, urbanistas. Fruto: Taxco. La perspectiva urbana (libro pionero en su género, sustentado por una encuesta a la población y editado por la Coordinación de Humanidades de la UNAM, a través de su Centro de Estudios sobre la Ciudad).
 
 

Ahora que mucha teoría pero nada de praxis.
 
De buenas intenciones han estado sembradas las conversaciones con autoridades municipales y estatales.
 
 
Ningún avance.
 
Persiste la amenaza del colapso.
 
Hacinamiento, proliferación avasallante de taxis y combis (bromea mi amigo Jano: ¿Etimología de Taxco? Muy fácil. Lugar de taxis y de combis).
 
 
Paseos accidentados y atribulados.
 
Desencanto.
 
No pocos visitantes deciden no regresar.
 
 
No que se restituya la Edad de Oro (de los 40’s a 60’s del siglo pasado).
 
 
Taxco: set cinematográfico incomparable (Macario, Canasta de cuentos mexicanos).
 
 
Taxco: galería de personajes: Manuel Toussaint, Roberto Montenegro, David Alfaro Siqueiros, Francisco Monterde, el 'Indio' Fernández, María Félix, Dolores del Río, Tin Tan, Federico Curiel, Helena Razo.
 
 
Taxco, alta escuela de diseño platero: Spratling, Castillo, Pineda, Margo, Sigi.
 
Taxco, centro de moda: Teresa Original, Tachi Castillo.
 
No.
 
No que se desaliente (¿cómo?) la masificación artesanal (si no me equivoco, 75% de las familias de Taxco viven, al día, de la manufactura platera).
 
 

No que se inhiba la incesante conurbación (también la Ciudad de México devoró las poblaciones aledañas, varias de ellas indígenas).
 
 

No.
 
Pero que se planifique (sobran las técnicas, los procedimientos, las recetas para ello).
 
 
Y que se reviva la urgencia de un Centro Histórico.
 
 
Torno al libro colectivo, que me tocó coordinar, Taxco. La perspectiva urbana.
 
 
En sus páginas se plantean dos opciones, dos planes: A y B.
 
Corresponde a un acuerdo entre pobladores y autoridades la decisión del camino a seguir.
 
Ya se opte por el plan A, el de mayor territorio liberado de vehículos: de la Plazuela del Ex-convento, pasando por la Plazuela de la carnicería, a la Plazuela de San Juan, incluyendo por supuesto La Plaza de Armas y la Plazuela de los Gallos.
 
 

Ya se opte, por el contrario, por el plan B: Plazuela de Bernal, subida al 'Zócalo', Calle de la Muerte (la paralela Calle del Arco ya es peatonal), Plaza de Armas, Plaza de los Gallos, Calle Real, Plazuela de San Juan.
 
Mucho contribuirá a este propósito, la aparición de la serie que los amigos tenemos en mente: una colección de libros históricos sobre Taxco, que naturalmente incluiría un tomo dedicado a testimonios personales y otro a la urgente perspectiva ambiental (basura, desagüe, ruido, contaminación estética).
 
 

En buena ley, Taxco no es la excepción. Véase Morelia y Oaxaca.
 
 

Véase la 'peatonalización' de calles del primer cuadro de la capital de la República.
 
 
Asignatura pendiente.
 
 
Investigador universitario