Opinión

¿PAN vs. PAN?

   
1
   

    

PAN

En la famosa revista MAD –que las nuevas generaciones no ubicarán claramente, pero que fue uno de los puntales del humor impreso durante años– había una sección de Spy vs. Spy, en la que un par de cuervos espías se ponían trampas uno al otro con resultados siempre fatales para ambos.

El PAN ha entrado en esa dinámica. La batalla campal interna es de pronóstico. No hay duda, sin embargo, que quien manda en ese partido es Ricardo Anaya. Tampoco hay duda de que ha decidido hacer del PAN una extensión del PRD y de otros foros políticos, por lo que para saber qué sucederá con las decisiones del panismo hay que enterarse qué piensan los nuevos socios del partido.

Lo que escribe Jorge Castañeda normalmente es interesante
–independientemente de su patética misoginia, consecuente con una persona rencorosa como él–, pero el miércoles pasado escribió además algo importante. Mencionó que gracias a la renuncia de Margarita, el PAN se puede deshacer del gobierno de Calderón y no tendría que defenderlo, porque era un lastre. Digo que es relevante lo que escribió, porque todos sabemos de la influencia de Castañeda en Ricardo Anaya: pláticas eternas en restaurantes a la vista de todos en las que adiestra a su pupilo; artículo que escribe se convierte en tarea inmediata para el panista, así que posiblemente veamos al PAN deslindándose del PAN.

Pero va a estar difícil. Ricardo Anaya fue subsecretario de Turismo en el gobierno del PAN; no sólo eso: son públicas las defensas que ha hecho del gobierno de Calderón y de su política de seguridad; la tesis de doctorado de Anaya contiene muchas citas de los discursos de Calderón; los expresidentes del PAN que siguen en ese partido trabajaron de cerca con Calderón; una gran cantidad de mandos medios de ese gobierno milita en sus filas; la gran mayoría de los gobernadores ocupó algún cargo en aquella administración. Se entiende que haya una división, que los de ahora no quieran 'jalar' con los de antes; que nadie está hipotecado a ninguna persona, pero eso es muy distinto a tratar de borrar un pasado en común. El gobierno de Calderón y el de Fox pertenecen a la historia del PAN. Nada los borra, ni la salida de Fox por apoyar al PRI y a Peña ni la salida de Margarita del partido ni la distancia de Calderón.

Se puede hacer el intento, por supuesto, pero las nóminas y los hechos ahí están. En esto no hay puros. Los partidos asumen sus victorias y sus derrotas. Pero más allá de eso, es posible que el PAN no solamente tenga que defender los gobiernos de 2000 a 2012 –cosa que dudo que esté en juego esta elección como piensa el vocero del Frente–, sino que tendrá que respaldar a otro tipo de gobiernos, como el de Kiko Vega en Baja California, en el que la corrupción es rampante y escandalosa, tanto como para competir con cualquier administración priista. O el del golfista Javier Corral, en el que las matazones son cosa de todos los días y, claro, el estercolero del PRD, porque el PAN tendrá que defender a sus socios: a saber los Abarca en Iguala, Ángel Aguirre, Marcelo Ebrard, Miguel Mancera y Graco Ramírez.

Solamente nos falta saber si esa brillante estrategia se diseña en el departamento de Miami de Alejandra Barrales, o en la casita en Atlanta de Ricardo Anaya.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:

Anaya y los 'amiguis' de Jorge
Margarita
Van de frente