Opinión

PAN, nuevo cómplice del PRD

 
1
 

 

Mancera

El V Informe de Miguel Ángel Mancera trae varias peculiaridades, entre las que destaca el reflejo del nuevo amasiato que hay entre el PAN y el PRD, merced a la conformación del Frente Ciudadano por México (FCM), y es por ello que quien contestará el Informe no será para cuestionar la labor del jefe de Gobierno de la CDMX, sino para agobiarlo con “flores y porras”.

Será el panista Jorge Romero el encargado de alabar, perdón de cuestionar las alegres cifras que dará Mancera sobre el estado que guarda su administración, en la cada vez más caótica capital del país. Así, el 17 de septiembre, estimado lector, prepárese para observar en el Palacio de Donceles un espectáculo grotesco, que versa sobre cómo se le tiran los panistas al suelo a Mancera y lo colman de elogios, dejando atrás el decoro y la decencia.

Qué tiempos aquellos cuando el PAN ejercía un contrapeso a los gobiernos perredistas que desde hace 20 años mal gobiernan al otrora DF. Aquellos liderazgos panistas capitalinos eran temidos por las autoridades ante sus duros señalamientos por la ineptitud, la corrupción y la negligencia de los gobiernos de Cuauhtémoc Cárdenas, AMLO, Rosario Robles, Alejandro Encinas y Mancera.

Ahora esos cuadros blanquiazules fueron entregados en charola de plata a los perredistas, que se quitaron esa piedra en el zapato que permanentemente los vigilaba y fustigaba.

El último bastión del PAN, la delegación Benito Juárez, quedará a merced de los funcionarios corruptos de las áreas centrales que todo lo tasan con el rasero de la corrupción. Orgullosos se sienten los vecinos de esta jurisdicción de resistirse ante el embate amarillo de los últimos 20 años.

Vaya traición que hizo el PAN a los capitalinos, que todavía veían en ellos una esperanza para revertir el tremendo daño provocado por las administraciones perredistas, que ganaban, más que por el apoyo popular, por contar con el respaldo de los grupos clientelares que han crecido al cobijo de la protección y prebendas que se les otorgan por apoyar la causa.

Todavía hace unas semanas, el PAN ajustaba su plan de acción y su plataforma política para dar la pelea en las elecciones del próximo año en la CDMX; sin embargo, no sólo no los pararon en seco, sino que además les ordenaron plegarse a los designios del PRD, “porque ellos llevan mano en la capital del país”.

El propio Miguel Ángel Mancera ya dejó de pensar en la Presidencia de la República, ya que en el seno del Frente ya no tiene posibilidades para ello. A lo más que aspiraría es al Senado, lo cual sería un premio difícil de rechazar, en virtud de que le daría el fuero para protegerlo de las graves acusaciones sobre malversación de fondos que pesan sobre su espalda y que seguramente saldrán a la luz en las campañas.

El mejor escenario para Mancera es ser senador y que su sucesor sea del Frente, aunque lo que no está considerando es que si llega Ricardo Monreal seguramente será duramente cuestionado en varios temas oscuros, como el ocultamiento de deuda no autorizado por el Congreso.

Mientras Monreal deshoja la margarita, para ver con cuál partido político buscará el puesto que dejará vacante Mancera, estamos seguros que la principal bandera de campaña que usará será el de la corrupción, la opacidad e ineptitud de la administración mancerista.

También te puede interesar:
¡Qué bonita familia!
Naufraga Fiscalía por caprichos legislativos
Búmeran vs. AMLO