Opinión

PAN: contra Cordero por el 2018


 
Quienes crean que las decisiones de la cúpula panista tienen enfocado el bien común realmente están equivocados: la caída de Santiago Creel como coordinador de la bancada en el Senado en 2008 tuvo que ver con reformas a favor de las televisoras. Y el operador de esas reformas fue nada menos que Gustavo Madero como coordinador sustituto de la bancada.
 
Hoy Madero es la mano dura que hoy martes consolidará su decisión de cesar a Ernesto Cordero como coordinador de la bancada panista en el Senado para poner un alfil sumiso y leal a las reformas pactadas por el PAN maderista con el PRI.
 
Formado en el conservadurismo panista tradicional, Madero está inaugurando la fase leninista de partido: centralismo democrático, oligarquía dominante y desconocimiento del papel estabilizador y equilibrador de corrientes y posiciones panistas en otros órganos de poder.
 
Lo que quedó claro con la decisión autoritaria contra Cordero es el sometimiento del PAN a las alianzas con el PRI y con el gobierno del presidente Peña Nieto. El Pacto por México, con posibilidades y deficiencias, es hoy por hoy el programa de acción del PAN, aunque ese documento se ajuste más al modelo de desarrollo del PRI y del PRD que a los 3 principios básicos del PAN: Estado subsidiario, solidarismo y bien común.
 
Y lo grave de la decisión de Madero fue su sumisión a los compromisos amarrados en lo oscurito con el PRI, sin imponer con firmeza los principios del PAN. Madero se molestó con Cordero cuando la bancada panista en el Senado revisó a fondo la reforma en telecomunicaciones y le hizo reformas que corrigieron deficiencias, cuando la orden tajante de Madero fue poner al PAN en el furgón de cola de las reformas PRI-PRD. De igual manera, la iniciativa de reforma electoral del PAN y el PRD en el Senado, adelantándose a sus dirigencias partidistas, buscó ir más a fondo que la que están horneando -de nueva cuenta en lo oscurito- las presidencias del PRI, el PRD y el PAN.
 
La estrategia final de Madero, por los indicios que ha dejado en el camino, radica en depurar las filas del PAN de los pragmáticos que saborearon el poder durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón y regresar al PAN a los territorios del otro pragmatismo, el de la ubre partidista. De hecho, el PAN podría atrincherarse en su papel de caja de compensación, se alejaría del ejercicio del poder por su efecto corruptor y sólo participaría tangencialmente en propuestas vía mecanismos como el Pacto.
 
De todos modos, el manotazo autoritario de Madero se dio con algunos efectos no tan colaterales:
 
1) El congelamiento de Cordero significó un intento de marginación del grupo del expresidente Calderón del partido, aunque en todo caso sólo contribuyó a su fortalecimiento. Sin cuidar posiciones que han ido perdiendo, las posibilidades de lucha interna del calderonismo son mayores. Sin Calderón ni Fox en posiciones de poder, el PAN quedó en un grupo de presión sin fuerza política real. El PRI necesita al PAN de Calderón, algo que no entendió Madero.
 
2) Con las reformas estatutarias de la XVII asamblea nacional extraordinaria panista de marzo pasado, Madero creó un partido leninista autoritario, operado por el centralismo democrático, dirigido por un politburó y sometido a una disciplina estaliniana, con el presidente como el Gran Dictador Único. El presidente del CEN tiene capacidad de veto, castigo, supervisión autoritaria y control sobre instancias intermedias. En la lógica de Gramsci en su lectura de Maquiavelo, Madero convirtió al PAN en el 'príncipe moderno'.
 
3) De refilón, Madero interrumpió de manera temprana el fortalecimiento de Cordero como la única figura panista dominante para la candidatura presidencial de 2018, frente a la disolución de Josefina Vázquez Mota y la ausencia de una presencia fuerte en el escenario de las élites del PAN. Inclusive, el propio Madero ha llegado a auto considerarse como posible candidato. Asimismo, el congelamiento de figuras destacadas dentro del PAN podría facilitar una de las tentaciones políticas del partido para procesos electorales presidenciales: la alianza con el PRD. En el 2000, Fox resistió presiones internas y externas para declinar a favor de Cuauhtémoc Cárdenas y en 2012 se llegó a acariciar la idea de una candidatura común PAN-PRD en la figura de Marcelo Ebrard. Lo cierto es que Madero ha querido borrar los vestigios de Fox y Calderón.
 
4) Las fracturas en el PAN han sido costosas, aunque algunas hayan sido precedidas con nuevas alianzas conservadoras. La de 1976 estuvo marcada por la irrupción al PAN de los duros con aspiraciones de poder, demoliendo el enfoque doctrinario; en esa fecha renunció al PAN Luis Calderón Vega, padre de Felipe Calderón; esta alianza condujo a la empresarización derechista del partido y derivó en el aterrizaje en los ochenta de los Bárbaros del Norte encabezados por Luis H. Álvarez y sus alianzas con el PRI de Carlos Salinas de Gortari. En 1992 hubo la ruptura del Foro Doctrinario y Democrático -José González Torres, Pablo Emilio Madero, Jesús González Schmall, Bernardo Bátiz, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos, Gabriel Jiménez Remus, entre otros- por el nuevo abandono de las ideas panistas. Al final, el PAN se ha decantado en función del poder político.
 
5) La ausencia de fórmulas democráticas ha llevado al PAN a manotazos autoritarios y a la conformación de tribus internas de poder. Hoy el PAN es administrado en función de los grupos dominantes: la burocracia partidista, el grupo de los exgobernadores, los gobernadores, las oligarquías de grupos sociales representadas, las bancadas legislativas, la élite de los Barones o representantes de apellidos ilustres y las pequeñas tribus de escalamiento burocrático. Los cargos públicos, con el PRD, se dan en función de reparto de rebanadas de pastel político.
 
Al final del día, el manotazo autoritario de Madero tiene que ver con las tensiones internas por la elección del nuevo comité ejecutivo nacional del partido en noviembre próximo, el papel de la nueva dirigencia en las elecciones legislativas intermedias de 2015 y la sombra dominante de Felipe Calderón.
 
www.grupotransicion.com.mx carlosramirezh@hotmail.com @carlosramirezh