Opinión

Pacto y reformas con síndrome postraumático


 
Independientemente de las declaraciones triunfalistas de los presidentes de los partidos políticos sobre las elecciones de ayer, lo que sigue al proceso será más que interesante.
 
En principio está, desde luego, la vigencia del Pacto por México.
 
El presidente del PAN, Gustavo Madero, aseguró ayer nuevamente que el acuerdo está en riesgo debido a las 'viejas prácticas priistas' que su partido detectó durante la jornada electoral.
 
Esto, desde luego, le pone presión al Pacto pues se entiende que más de una docena de resultados llegarán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, entre ellos el de la elección de gobernador en Baja California, en donde el PRI y el PAN se anunciaron triunfadores anoche mismo.
 
El Pacto vivió un impasse debido a las elecciones y se esperaba que los problemas de la jornada no fueran graves como para detener las negociaciones en la mesa.
Pero eso se sabrá hoy por la tarde, cuando el PAN y el PRD realicen su corte de caja y decidan si 'las viejas prácticas del PRI', que denunciaron ayer, pueden ser superadas u olvidadas.
 
Están también en la mesa los temas de los 2 periodos extraordinarios, citados para votar dictámenes no para discutirlos.
 
Si la oposición se siente robada, los trabajos en ambos periodos extras serán simplemente sesiones de reproches.
 
Mañana se conocerán tendencias en firmes en los 14 estados y el miércoles próximo los resultados oficiales, que serán impugnados por los 3 partidos.
 
Pero a partir de las tendencias se podrá conocer si el Pacto sobrevivió y si los partidos caminaron por dos vías los últimos 3 meses: el electoral, para sí mismos, y el del acuerdo en beneficio del país.
 
****
 
Por cierto, en la mayoría de los 14 estados en los que hubo elecciones los programas de resultados preliminares (PREP) resultaron un fiasco.
 
Generalmente comenzaban a operar una hora después del cierre de casillas o 2, por muy tarde, pero ayer nomás 'se trabaron' y acceder a los sitios era una verdadera pesadilla.
 
Eso alienta desde luego a los promotores del Instituto Nacional Electoral o de Elecciones para que sea un órgano nacional el encargado de todos los procesos electorales en el país, desde la organización hasta la conclusión, al costo que sea.
 
¿Será esa la solución?
 
****
 
La situación de la bancada del PAN en el Senado podría cambiar para bien –o para mal, si esto fuera posible-, dependiendo de los resultados electorales. Un balance positivo daría aire a la corriente de legisladores que apoyan a Gustavo Madero, entre ellos a su coordinador parlamentario Jorge Luis Preciado. Un balance negativo alentaría a los afines a Ernesto Cordero que evidentemente no dejarán pasar la oportunidad de cobrarse algunas facturas políticas.
 
Ya se verá en la reunión convocada para pasado mañana.
 
****
 
El escándalo generado por la negativa de España y Francia de permitir que el avión en el que viajaba el presidente de Boliva, Evo Morales, sustituyó el debate internacional por las revelaciones del ex contratista de la CIA, Edward Snowden, sobre las prácticas intervencionistas de Estados Unidos.
 
Si fue casualidad, ¡qué suerte tiene Barack Obama! Pero como en política no hay casualidades sino causalidades, como les salió bien la estrategia para distraer a la opinión pública. ¿O no?