Opinión

Pacto por las reformas fiscal y energética

13 septiembre 2013 5:2

 
 
Es evidente que en el diseño de la reforma fiscal pesó la consideración del gobierno de mantener el Pacto por México, por lo menos hasta que se apruebe la reforma energética. La propuesta también tuvo que ceñirse al bajo crecimiento de la economía.
 
La iniciativa fiscal cuenta con el entusiasta apoyo de la dirigencia formal del PRD: Jesús Zambrano la calificó como “un triunfo” de las banderas que ha defendido su partido.
 
Presumió Zambrano de que fue a propuesta del PRD en el consejo rector del Pacto que la iniciativa del gobierno no incluyera el IVA en alimentos y medicinas y que contenga las pensiones para adultos mayores, seguro de desempleo, atractivos para la formalización de la economía informal y la cancelación de esquemas como la consolidación fiscal, que permiten la evasión de los grandes grupos corporativos.
 
El PAN, por el contrario, está reticente con algunas medidas que afectan a las empresas y a la clase media. Hasta ahora sólo se ha manifestado públicamente en contra del IVA en colegiaturas y su homologación en la frontera. Todo indica que se le concederá al panismo que se cuelgue la medalla de haberle ahorrado esa carga a su clientela de la clase media.
 
Así como la reforma fiscal cuenta con el pleno respaldo del PRD, también es público y notorio que el PAN apoya la iniciativa de reforma energética del gobierno, aunque preferiría el esquema de concesiones (de la soberanía) que el de utilidades compartidas.
 
El cálculo político del equipo de Peña Nieto parece ser que el PRI saque la reforma fiscal apoyado en los votos del PRD (los senadores rebeldes del PAN podrían hacer de las suyas) y que la reforma energética se apruebe con los votos del PRI y del PAN.
 
Hasta ahora han sido acertados los cálculos políticos del gobierno que, valiéndose del Pacto por México, ha logrado sacar las reformas constitucionales y algunas leyes secundarias que se ha propuesto.
 
Es probable que así logre la aprobación de las reformas fiscal y energética.
 
Lo que siga después es un enigma que se levanta sobre el hecho de que el mundo formal de la política no representa la realidad de la dinámica social. Hay una distancia ancha entre los acuerdos de partidos y legisladores y las percepciones y expectativas que cada sector social tiene.
 
El imperativo económico de la reforma
 
Contra todo pronóstico sobre el cambio de gobierno, la economía mexicana se estancó este 2013. Del optimismo entre empresarios nacionales y extranjeros, se pasó al pesimismo sobre la capacidad inductora del crecimiento del equipo de Peña Nieto.
 
Destacan causas como la caída de exportaciones y de las remesas de migrantes, y la contención del gasto público. Las razones del subejercicio presupuestal no han sido explicadas. El gobierno lo atribuyó a que estaba tomando las riendas de la administración. Sin embargo, las encuestas del INEGI indican que en julio todavía no había mejoría.
 
El tamaño del rezago presupuestal es grande. Se puede estimar considerando que que si en los últimos cinco meses del año se ejerciera todo el gasto programable, habría una derrama de 290 mil millones de pesos mensuales, 17.8 por ciento más que el promedio del gasto hasta julio.
 
Con bajo crecimiento, una meta de recaudación inmediata de 3 puntos más del PIB podría inducir una recesión. La reforma tuvo que conformarse con 1.7 para 2014.
 
Como eso no alcanza para la reforma “social” que (en buena hora) viste a la reforma fiscal, ni para animar las inversiones y el crecimiento económico, el equipo de Luis Videgaray se apartó de la ortodoxia del equilibrio fiscal a toda costa.
 
De entrada acepta un déficit equivalente a 0.4% del PIB desde este 2013 y de 1.5% en 2014. Manejado con la debida prudencia, esa medida ampliaría las capacidades de la política económica. Faltan las medidas para que amplíe su eficacia.
 
La mejor reforma fiscal empieza con la justificación del gasto y la transparencia en su ejercicio. Quien ha planteado esa justa exigencia es Claudio X. González, presidente del poderoso Consejo Mexicano de Hombres de Negocios.
 
Algún partido tendría que llevar ese reclamo a la revisión de la iniciativa fiscal del gobierno.
 
http://estadoysociedad.com