Opinión

Otros estados seguirán auge de la droga: Bartlett


 
El auge económico detonado por la legalización de la mariguana modificará las leyes que prohiben su consumo a escala federal en Estados Unidos en los próximos veinte años, sostiene el economista Bruce Reeves Bartlett, al afirmar que otra causa es el “abyecto fracaso” de la “guerra” lanzada por Washington contra la droga.
 
 
En The Fiscal Times, Bartlett, historiador especializado en la teoría económica de la oferta (supply-side), enfatizó que incluso gurús del pensamiento conservador como Milton Friedman, Gary Becker y Robert Barro respaldaron la legalización “y no sé de ningún análisis que se le oponga. Creo que la mayoría de los economistas creen que sólo se ha repetido el error de la prohibición” (del alcohol) que terminó en los años treinta, para dar lugar, sorprendentemente, apunta, a las leyes que penalizaron el cannabis.
 
 
A la luz de lo ocurrido en Colorado a partir de este 2014, sería difícil descartar los pronósticos de Bartlett, quien por cierto fue despedido en 2005 del Centro Nacional para Análisis Político por sus duras críticas al entonces presidente George W. Bush, culpable, asegura, de la crisis global. De acuerdo con estudios citados por AFP, las arcas de la entidad recibirán 10 mil millones de dólares por impuestos a la venta de mariguana de uso recreativo y terapéutico para 2018. La firma MediaSwipe Inc., dedicada a comercializar sistemas de procesamiento de transacciones en la industria médica y que ahora trabaja con tiendas que expenden la hierba, reportó un ascenso en sus acciones de 88 por ciento en el último mes y de 69.4 desde el jueves.
 
 
Acciones
 
 
Otras empresas, como GreenGrow Technologies (equipo de cultivo) y Medical Marijuana Inc., de California, también disfrutan un alza de sus acciones; ArcView Market indicó que el mercado legal nacional crecerá de mil 400 millones de dólares el año pasado a 2 mil 340 en 2014, sin contar que en los próximos meses el estado de Washington también permitirá el consumo recreativo. Aunque todavía no es posible depositar las ganancias en los bancos, ya que las operaciones son ilegales para la ley federal, Bartlett aseveró que de afianzarse el éxito de Colorado otras entidades lo seguirán, igual que ocurrió en el caso de los casinos.
 
Es cierto, agrega, que en contra de la despenalización se agrupan intereses económicos que serán afectados, como la industria cervecera, que financió una campaña en contra en California en 2010, las prisiones privadas y las compañías farmacéuticas; sin embargo, insiste, la tendencia va en favor de el cannabis, pues las encuestas indican que la generación de los boomers, nacida entre 1946 y 1965, apoya la legalización en niveles semejantes a los registrados en los años setenta.