Opinión

Otra del INE: devuelve elecciones al gobierno

1
  

   

Lorenzo Córdova. (ilustración)

Sólo el desconocimiento de cómo funcionan los consulados pudo haber llevado al INE a encargarles la credencialización de mexicanos en el exterior. Puede ser una pesadilla.

Los consulados mexicanos, fundamentalmente en Estados Unidos, apenas tienen capacidad para atender a quienes padecen problemas legales, la importación temporal de vehículos, los abusos contra paisanos que trabajan allá, y ahora les encargan realizar la credencialización a los connacionales.

Pero eso no es todo. Con esa medida el INE renuncia a la función para la cual se fundó, que era quitar al gobierno del proceso electoral.

Ahora el gobierno tendrá a su cargo el empadronamiento de por lo menos 10 por ciento de los electores mexicanos.

Hay la esperanza de que sean pocos los mexicanos que acudan al consulado a empadronare para solicitar su credencial de elector, pero eso es a ojo de buen cubero.

Si se cumplen las metas de dar credencial a todos, tendríamos a unos diez millones de paisanos en filas afuera de los consulados en Estados Unidos.

¿Y el trabajo consular, a qué hora? Se trata de una insensatez del Instituto Nacional Electoral.

El empadronamiento debe hacerse en México, o en oficinas del INE en el exterior. Pero no es tarea del gobierno.

Así como están las cosas, el encargado de empadronar y recoger la votación de los mexicanos en, por ejemplo, Cataluña, será Fidel Herrera Beltrán.

¿Verdad que no está bien?

Claro que está mal. Para eso se creó el IFE: para dejar en manos de los ciudadanos y un organismo autónomo el empadronamiento, credencialización y decisiones en materia electoral.

Pero el INE presume como un logro la credencialización de mexicanos en el exterior, lo que en caso de hacerse en serio pondrá de cabeza la labor de los consulados. Ese trabajo es, esencialmente, la protección de los connacionales.

Y si el INE logra su objetivo de empadronar en el exterior al mayor número de mexicanos, volverá al esquema de que sea el gobierno el que se encargue de la papelería electoral del diez por ciento de la lista nominal de electores.

Dejémoslo hasta ahí, porque falta entrar a la forma en que los candidatos promoverán sus programas entre las comunidades mexicanas en el exterior. Las casas que gobiernos estatales tienen en Estados Unidos, ¿no van a hacer proselitismo por sus candidatos? ¿Quién va a fiscalizar? ¿Los cónsules? Vaya ocurrencias.

Zonas Económicas Especiales
El miércoles se realizó en Tapachula el primer foro sobre Zonas Económicas Especiales, organizado por la Cámara de Senadores, donde se vio con entusiasmo lo que éstas pueden significar para estados como Chiapas.

Luis Armando Melgar, presidente de la comisión de Productividad del Senado, confió en que las Zonas Económicas Especiales permitirán a los chiapanecos ver la construcción de un futuro con una visión incluyente de crecimiento económico, con responsabilidad social y
Estado de derecho.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Disparates de Castañeda
INE, la demolición de la confianza
Por qué AMLO