Opinión

Olegario quiere
comprar bancos

ACAPULCO, Gro.- Lo dijo con claridad Carlos Soto Manzo, el director general de Multiva, cuando le pregunté si vislumbraba alguna posible adquisición de parte del grupo financiero que encabeza Olegario Vázquez Aldir. Una fusión o una adquisición, sí, aseveró, y dijo que algunos destellos de actividad en ese sentido ya se asoman.

De manera que no estaría lejana la posibilidad de observar a un Multiva fortalecido, Multiva construyó una banca con acento en el financiamiento a estados y municipios, y al mismo tiempo diversificó segmentos con una red de sucursales creciente y con soluciones de tecnología robustas.

Olegario estaría evaluando entonces que 48 bancos operando dentro del sistema financiero mexicano son los suficientes como para hallar una buena oportunidad de compra.

Acapulco 2014 es la Convención de los bancos nuevos, pequeños y medianos, y los especializados, con dominio de cierto nicho. No sólo Multiva tiene inquietud para crecer. Investa, por ejemplo —que derivó de la licencia del Royal Bank of Scotland—, lleva un mes operando y quiere llevar mano en el sector exportador. Su director Enrique Vilatela tiene amplia experiencia en el tema, y asegura que a través de la figura de los “seguros de crédito” ha empezado a financiar la actividad de
varias empresas.

Investa es una apuesta fresca. Sus accionistas son empresarios de tamaño sumamente respetable que identificaron una oportunidad al enfrentar ellos mismos algunas adversidades en el pasado para obtener créditos de la banca tradicional. ¿Resultado? Diseñaron una institución financiera que sí prestará a compañías vibrantes de alto crecimiento. Investa no tendrá sucursales y operará desde la capital del país, haciendo uso extensivo de la tecnología y evaluando a detalle el potencial exportador de sus clientes.

Ayer Javier Arrigunaga —presidente de los banqueros— dijo que “los niveles de concentración o los niveles de competencia son más favorables en el caso de los bancos” cuando se les compara contra otras industrias que nos parecen muy competidas. Fundamentó su dicho en el índice Herfindahl, y dijo que el “de los bancos es de mil 200 y el de la industria automotriz es de mil 800”. O sea, hay más concentración en el sector automotriz; y hay una competencia más vigorosa en el sector bancario.

Arrigunaga mencionó que la Comisión de Competencia utiliza esa metodología para aprobar fusiones y adquisiciones. De tal suerte, no sólo estamos ante una industria bancaria que quiere probar que es muy competida, sino que también se abre la puerta a un cúmulo de fusiones y adquisiciones… Así las cosas, el olfato de Olegario para adquirir potencialmente a algún competidor debe estar muy afinado estos días.

Twitter: @SOYCarlosMota