Opinión

Ola verde en real estate

 
1
 

 

Bolsa Mexicana de Valores. (Especial)

En los últimos días, los esfuerzos a cada vez más un alto nivel están favoreciendo el desarrollo de proyectos que preserven el medio ambiente. Más allá de las certificaciones que desarrolladores privados han consolidado para mantenerse al día de los nuevos requerimientos de inquilinos globales, ahora es la SEDATU que en conjunto con el Banco Mundial formalizó un acuerdo para promover el desarrollo de acciones de vivienda sustentables.

El nuevo código en proceso de elaboración y que sustituye al de 2010 hace factible la liberación de 200 mil dólares, para elegir proyectos de vivienda enmarcados en la infraestructura suficiente que reduzca el consumo energético, agua y gas.

Esta colaboración ya había rendido frutos con otras instancias internacionales como el NAMA Facility Proyecto México BMUB-DECC robustecido por la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ) , la CONAVI, KfW y la Sociedad Hipotecaria Federal.

Si bien el camino en torno a la sustentabilidad habitacional lleva más de 25 años, es un hecho que las acciones complementarias como el proyecto ECOCASA favorecerán la expansión de la ola verde.

Otro caso destacable es el que anunciará la próxima semana Nacional Financiera con la colocación de un nuevo bono verde en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Ya a finales del año pasado, la entidad que dirige Jaques Rogozinski colocó bonos por $500 millones de dólares que harían factible fondear proyectos e energía limpia en pro del medio ambiente. Fueron en ese momento, proyectos relacionados con energía eólica en Oaxaca, Nuevo León y Baja California.

Ambos caminos complementan como ya hemos señalado, las posibilidades de que los inmuebles que son uno de los tres principales consumidores de energía en el mundo, reduzcan las emisiones generadas históricamente. Es un hecho impostergable de cara a la evolución inmobiliaria que experimentan las principales ciudades, destinos turísticos y zonas en proceso de crecimiento urbano

Roadshow, el camino del NAICM

Es por demás relevante la forma en que Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México dio a conocer el mecanismo que utilizará en el mercado para levantar los mil millones de dólares que requiere el megaproyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Será vía un bono que empezará un proceso de roadshow entre inversionistas privados internacionales.

Apenas el viernes pasado se generó la licitación de las pistas 2 y 3 de la nueva sede aeroportuaria, que consolidarán actividades como los caminos de acceso, remoción de escombro, nivelación y barda perimetral, entre otras.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Parques industriales, demanda cíclica

Oficinas suman oferta, pero ajustan demanda

Aires de continuidad en capital markets

>