Opinión

Ojalá no se arrepientan

    
1
  

   

Aurelio Nuño SEP (Edgar López)

Es evidente que estamos a unos días de que inicie el año electoral en el que están en juego más de tres mil puestos de elección popular y sobre todo la Presidencia de la República, porque la posibilidad de acuerdos en el Congreso es cada vez más remota.

Sin duda, la bandera panista será el rechazo al pase automático del Procurador para convertirse en Fiscal General de la República, y el PRI aprovechará cada coyuntura para golpear al que antes fue su aliado, el PAN.

Atrás, muy lejos y ya casi borrados, quedaron los tiempos en que se pidió a los priistas en altos cargos del gobierno federal que no dijeran a los medios de comunicación cómo habían encontrado las dependencias a las que llegaron como titulares.

La razón de esa petición fue que la principal meta del actual gobierno era aprobar las reformas del denominado Pacto por México, pero desde que se rompió este acuerdo, los temas importantes se han quedado parados, como la Ley de Seguridad Interior o el Mando Mixto, y si los ánimos se siguen crispando será difícil que salgan.

En entrevista con Pablo Hiriart en adn40, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, fue claro y contundente al afirmar que con la Reforma Educativa, que es precisamente parte del Pacto, “se ha recuperado la rectoría del Estado… después de que los gobiernos panistas le entregaron total control a la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo”. ¿Así o más directo?

Y también aprovecha para darle un buen golpe a Andrés Manuel López Obrador, para asegurar que “quisiera regresar al pasado y al control político y autoritario de los maestros que no pueden obtener su plaza por méritos”.

Aquí hay una posición contra los dos principales partidos en la contienda de 2018, lo cual podría ser normal, pero, sin lugar a dudas, en este momento el PRI ha decidido enfrentarse de lleno con el PAN.

Y qué mejor ejemplo que la conferencia de prensa que dieron ayer en el Senado, en la que después de las acusaciones del dirigente del PAN, Ricardo Anaya, de que la información de los bienes de su familia política venía del gobierno, se subieron en el tema y recordaron que su familia vivía en Estados Unidos y que él viajaba constantemente, lo cual no era acorde con sus emolumentos.

Y ya entrados en críticas, la senadora Graciela Ortiz aprovechó para rememorar “lo que fue un escándalo nacional, que es el llamado caso de los moches, en el que diputados de Acción Nacional gestionaban recursos para presidencias municipales en algunas partes del país, y luego cobraban un porcentaje a los presidentes municipales”.

Además, la senadora priista hizo hincapié en que en 14 años, el patrimonio de la familia política del dirigente del PAN creció en mil 34 por ciento.

Está bien la guerra, pero esperemos que cuando se acerque la elección no se arrepientan de haber elegido como contrincante al PAN, y veamos todas sus estratagemas de desesperación cuando no puedan parar a Andrés Manuel López Obrador.

LUCHA CONTRA INCENDIOS
Para que la población se informe y concientice respecto a estos siniestros, del 18 al 22 de septiembre se llevará a cabo en el World Trade Center la Tercera Campaña Nacional de Prevención de Incendios, con tres ejes fundamentales: cómo actuar antes, durante y después de un incendio; consejos en el hogar, y consejos en los lugares de trabajo.

Bajo los slogans: “Por un México sin víctimas de fuego” y “Prevenir es vivir”, se llevarán a cabo charlas de autoprotección, sesiones informativas, simulacros de incendios y ejercicios de evacuación, para que la gente sepa cómo actuar y evitarlos.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
¡Que sigan construyendo, faltaba más!
¿De verdad se purifican?
¿Aguantará el PAN?