Opinión

Oficinas grandes ligas y retos

Es un tema común los millones de metros cuadrados de oficinas clase A que se integrarán al mercado de la Ciudad de México, y el posicionamiento global y en precios que han alcanzado algunos corredores, particularmente en Reforma.

Pero más allá de las inversiones, el mercado corporativo tiene retos que en los círculos inmobiliarios llaman la atención y sólo pueden entenderse con indicadores ya observados la última década.

Nos referimos al crecimiento económico, la dinámica poblacional de la clase media y el efecto de las reformas estructurales, particularmente la energética.

Esta combinación, señalada hace unos días por las cabezas de Reichmann International, Helfon Arquitectos, Grupo Danhos y MF Ingenieros, en el foro que organizó el Urban Land Institute (ULI Mexico), permite diagnosticar una nueva era en el ciclo que vive este segmento inmobiliario.

Pero en esta ola de expansión no todos ganarán. Para competir en el futuro inmediato entre quienes han desarrollado los 10 millones de metros cuadrados de todas las categorías de oficinas que conforman el mercado en el Distrito Federal, se requerirá mucho más que nuevos inmuebles.

Un elemento diferenciador es, sin duda, el efecto en los precios que están creando las transacciones de compra vía Fibras, así como el desarrollo financiado a través de esta fuente de inversión.

Otro aspecto adicional que muchos han empezado a observar es la movilidad urbana que existirá en algunas arterias que en menos de dos años tendrán miles de empleados que demandarán transporte y vialidades, como es el caso de Reforma.

Sin duda, este último es un factor que enfrenta desde ahora el equipo de Simón Newman en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), que empieza a lidiar con la demanda de servicios urbanos que requieren éstos y otros inmuebles en diferentes puntos de la ciudad.

Veremos si tras el furor de captar inversiones, la ciudad es capaz de satisfacer la demanda de servicios que distintas zonas requerirán tras la expansión.

ULI debate sobre oficinas

Ayer por la tarde el ULI reunió a desarrolladores para hablar sobre las oportunidades que existen en el mercado de oficinas de la ciudad.

Es evidente que el crecimiento que experimenta este rubro del negocio inmobiliario está en plena expansión y con retos en materia de procesos de edificación, niveles de ocupación y la participación de firmas globales de arquitectura.

Prologis de roadshow

No sólo es lo acelerado con que Prologis decidió salir al mercado, tras meses de espera para una colocación que no mostraba condiciones de mercado ideales.

El contexto por el que este desarrollador industrial elegir junio para la salida de su Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibras), es parecido en dinámica de tiempos óptimos al que en su momento detuvo a Acosta Verde para emitir su vehículo.

El aviso de oferta pública inicial de Prologis para levantar 8 mil 159 millones de pesos es en valor el más grande en el negocio de los capital markets y está sustentado en más de 170 propiedades de las mejor valuadas en el mercado inmobiliario industrial.

El reto de este octavo vehículo --creado en el liderazgo que lleva Luis Gutiérrez en el corporativo-- es mayúsculo, si se compara con el tiempo que lleva Fibra Macquarie que empezó siendo exclusivamente industrial, pero que al paso de los meses ha incorporado a su portafolios inmuebles corporativos y comerciales.

Gutiérrez y el equipo que operará el fideicomiso tienen una amplia trayectoria, además de que contarán con el soporte que dejará a su operación el liderazgo de la firma a nivel global en el segmento industrial.

Ya veremos en el tiempo cómo reconocen los inversionistas la calidad del portafolios y la experiencia de la firma. Una señal será el comportamiento de los certificados, que se espera rondará entre 26 y 29 pesos, según el prospecto de colocación.

Correo:
colguin70@gmail.com

Twitter: @claudiaolguinmx