Opinión

Ocho columnas

 
1
 

 

Donald Trump

Una encuesta de Newsweek de 2011 preguntó a mil ciudadanos de Estados Unidos quién era el vicepresidente: tres de cada 10 no sabía (Joe Biden). Peor todavía, 73 por ciento no podía explicar por qué Estados Unidos estuvo en una Guerra Fría. Un 6.0 por ciento, dice Newsweek, no pudo identificar el Día de la Independencia en el calendario.

La gente no lee y no se informa. Ahora, supongan que quien no sabe no es un ciudadano común, sino una persona que está en posición de poder. Llamemos a esa persona Donald Trump.

Si Trump se informara de lo que pasa en México a través de la prensa mexicana, estaríamos en muy serios problemas. Si él es todo lo que dicen, una persona casi analfabeta que apenas lee los encabezados, tendríamos que darles la razón a algunas de sus conclusiones.

Un ejemplo: Hace poco el periódico Excélsior publicó que México es el tercer país más violento de América, detrás de Colombia y Venezuela.

Si eso es cierto, Trump sólo tiene que repetir textualmente esa y otras primeras planas, para convertir en verdad su discurso sobre la calidad de la sociedad mexicana.

Ese es el problema de sesgar la información en la prensa a públicos que no se informan. Existen otras estadísticas, como por ejemplo la de Numbeo https://www.numbeo.com/crime/rankings_by_country.jsp, que muestra a México en el lugar 41 entre 118 países en violencia; y en el lugar 18 de 21 países de América. No somos los terceros más peligrosos según esto, pero pocos se enteran de ello.

Otro ejemplo, es el periódico inglés The Telegraph que muestra los 10 primeros países con mayor criminalidad en el mundo, siete de los cuales son del Continente Americano y México no aparece http://www.telegraph.co.uk/news/uknews/crime/12037479/Mapped-Which-countries-have-the-highest-murder-rates.html. También el Intentional Homicides, Index Mundi http://www.indexmundi.com/facts/indicators/VC.IHR.PSRC.P5/rankings en el que México aparece en el lugar 17 en América.

En cambio, a diferencia de la prensa mexicana, la prensa brasileña sí vende bien a su país. ¿Sabían ustedes que de acuerdo al http://www.worldatlas.com/articles/most-dangerous-cities-in-the-world.html de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, Brasil tiene 21, México cinco y Estados Unidos el cuatro? O de acuerdo al http://www.businessinsider.com/most-violent-cities-in-the-world-2016-1/#18-maceio-brazil-had-5563-homicides-per-100000-residents-33 Brasil tiene [la posición] 21 entre las 50 ciudades más peligrosas, México la seis y Estados Unidos la cuatro. Podría seguir con muchas más referencias.

Si en este ejemplo que pongo sobre la violencia, se quisiera dar al lector la oportunidad de confrontar realidades, debiera informar que, de acuerdo al Índice de Paz Global (IPG), México está en tercer lugar en materia de violencia en América, pero también que hay otras muchas estadísticas que difieren de ésta, y dejar al lector decidir a quién creer.

Informar más es mejor; informar menos es sesgar, ocultar.

El asunto de no informar con balance no está restringido al tema de seguridad. Muchos medios titulan lo crítico, pero obvian los matices y atenuantes. Recuerdo ahora cuando The Guardian publicó el caso de la esposa del presidente Peña Nieto y un constructor en Miami. La información era imprecisa y hasta falsa. El periódico debió retractarse y retirar el texto de circulación. Pero mientras decenas de medios en México publicaron la primera historia en primera plana, ninguno le dio la importancia al reconocimiento de que The Guardian había actuado mal.

Una sociedad con problemas aprenderá mucho menos si la información es parcial o está sesgada, y los mexicanos tenemos el derecho de recibir información completa. Luego está en nosotros analizar todo, o abrazar una 'realidad' limitada. O sea, si queremos ser ciudadanos ejemplares o parecernos más a la superficialidad de Trump.

Opine usted: rogozinski@mitosymentadas.com

Twitter:
 @JaqueRogozinski

También te puede interesar:
Pizza, ¿vegetal o fruta?
Estados Unidos: Elecciones y tratados comerciales
La caída de las democracias