Opinión

Oceanografía, cortina de humo, acusa el PAN

La presidenta interina del PAN, Cecilia Romero, no sólo ratificó a Jorge Luis Preciado como coordinador de los senadores del blanquiazul, sino la decisión de la bancada de levantarse de la mesa de negociaciones de la reforma energética.

Las causas por la que ayer se ratificó la decisión, con el apoyo de la presidenta son:

1.- Que el gobierno quiere matizar la reforma constitucional imponiendo cambios a través de las leyes secundarias.

Por ejemplo, los consejeros independientes que deberían ser ratificados por el Senado, en la redacción de la ley secundaria serán propuestos por el Ejecutivo, lo que no gustó a los panistas.

2.- En materia de transparencia, la redacción de las leyes secundarias deja interpretaciones que los panistas creen “se pueden relajar’’, en beneficio de ciertos grupos y funcionarios.

3.- El caso de Oceanografía que, según los panistas, está siendo usado para golpear a su partido.

El enojo de los panistas radica en el hecho de que el fraude que se persigue de Oceanografía contra Banamex ocurrió el año pasado, es decir, durante la actual administración, por lo que exigen que se reconozca eso.

Los panistas acusan también que el gobierno y el PRI pretenden implicar en el asunto a Salvador Vega Casillas, por los senadores y a Juan Bueno Torio, los diputados, que son los negociadores del PAN en la mesa de la reforma energética.

Con ese escenario, los panistas dicen que no pueden negociar pues concretamente el caso de Oceanografía es una “cortina de humo’’ con la cual se pretende presionar al PAN ante la opinión pública acusándolo de negociar impunidad por leyes.

Pero juran que no es así y que el PAN es el más interesado en que se aclare qué sucedió con Oceanografía; hasta entonces no habrá representantes del partido en la mesa de negociaciones de las leyes secundarias en materia energética.

****

Hoy está anunciada la llegada de las propuestas de leyes secundarias en materia de telecomunicaciones al Senado de la República.

Los senadores tendrán 45 días y 11 sesiones del actual periodo ordinario –que se pueden incrementar, desde luego-, para discutirlas y votarlas; dicen que sacarán el paquete sin necesidad de un periodo extraordinario. A ver.