Opinión

Oceanografía, ¿caso abierto?

Respeto mucho a los abogados. Mi padre es abogado y yo mismo pensé en serlo. Siendo joven tuve la oportunidad de estar brevemente dentro del mundo del litigio, por lo que entiendo algunos fundamentos del derecho. Sin embargo, cuando el derecho se somete a la política, la ley se convierte en basura.

El caso de Oceanografía es el mayor fraude financiero en la historia de México. Parece costumbre que los grandes escándalos y delitos cometidos en México son descubiertos o revelados desde el extranjero. Oceanografía no fue la excepción. Fue Citigroup quien informó que su filial en México (Banamex), presentaba una merma de 450 millones de dólares producto de un posible fraude.

A partir de ahí se destapó la cloaca que involucraba a muchos personajes en varios presuntos delitos: fraude, lavado de dinero, evasión fiscal, cohecho, delincuencia organizada, robo de combustible y otros. Además de la naviera Oceanografía, Pemex, Banamex, Caja de Ahorro Libertad, los casinos Big Bola y hasta el equipo de futbol Gallos de Querétaro, aparecieron en la red de complicidades. También el expediente contra Amado Yañez incluye sus empresas Sea Horse Miami, Inc.; Con-Dive, Llc.; Sea Horse Marine, Inc.; OSA International, Llc., constituidas en Estados Unidos.

Me llaman la atención varios detalles del caso. Por lo pronto, Amado Yáñez intenta ahora desviar la atención hacia Martín Díaz Álvarez, a quien describen como un genio de las finanzas y sobrino del exsecretario de hacienda Francisco Gil Díaz. Amado Yáñez lo acusa de haber participado en la arquitectura financiera que defraudó 450 millones de dólares a Banamex presentando facturas apócrifas de Pemex.

La relación de Amado Yáñez y Martín Díaz comenzó en 2010. Sin embargo, Oceanografía tiene vigentes desde tiempo antes 36 demandas por falta de pago y por el uso de facturas apócrifas. De hecho, Yáñez también intentó obtener créditos en el banco Interacciones y el Bancomext, donde detectaron los documentos apócrifos y le negaron el dinero.

En Banamex, los créditos a Oceanografía fueron aprobados por un comité y en ninguno de ellos aparece la firma de Marín Díaz Álvarez. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en su dictamen del 29 de abril pasado, no menciona en ninguna de sus conclusiones a Martín Díaz Álvarez.

Otro detalle. El juez 14 de Distrito, Rubén Darío Nogueda, tiene sobre su escritorio el expediente de Martín Díaz Álvarez. Es el mismo juez a quien consignaron los casos de Elba Esther Gordillo y Gastón Azcárraga. Curioso, ¿no? ¿Será casualidad o es un juez ‘a modo’ o al servicio de alguien? Ojalá alguien pueda quitarme la duda.

Por cierto...

Circula por Facebook una carta dirigida a César Duarte, el gobernador de Chihuahua, en donde le preguntan: ¿Qué te pasó, César? y resaltan algunos detalles de la personalidad y los gustos excéntricos del gobernador.

Hasta el miércoles.