Opinión

¿Oaxaca para Videgaray?

1
   

   

Alejandro Videgaray (Cuartoscuro)

La preocupación no embargó a todos los priistas por el reportaje que vuelve a poner en entredicho la reinstauración del PRI en Los Pinos con la historia secreta de las casas y propiedades en Estados Unidos de José Murat, el operador del Pacto por México, el acto con que Peña Nieto fue elogiado en la prensa mundial.

Los papeles se invirtieron, los semblantes cambiaron. El oaxaqueño Héctor Pablo Ramírez Puga apareció radiante en medio de la divulgación del trabajo periodístico. Al igual que Alejandro Murat, quiere gobernar Oaxaca. Ayer, Ramírez Puga apareció plácido con productores de leche del Istmo. Estos visitaron Liconsa donde despacha como director.

Se tomó fotos y las divulgó en Twitter, luego en medios de comunicación del estado. En todos estos meses Ramírez Puga nunca bajó la guardia. Son los Murat los consentidos de Los Pinos, le decían, es una compensación natural a lo logrado por José en el arranque de este sexenio, por sentar a panistas y perredistas. Por un lado, papá aseguraba así, supuestamente, una diputación plurinominal y por el otro su hijo avanzaba en la competencia desde el carril del Infonavit.

Hasta Luis Videgaray, también se escuchaba, estaba agradecido con los Murat por el Pacto por México. No bastaba la cercanía entonces lograda por Ramírez Puga con el ahora secretario de Hacienda a partir del paso de ambos por la Cámara de Diputados, donde el primero se encontró y sacó a la mayoría de colaboradores del gabinete, pues antes de eso apenas trabajó en el Estado de México.

Ramírez Puga se sumó con fervor a la campaña de Eruviel Ávila, coordinada por Videgaray, su primer y único trabajo donde éste se empolvó los zapatos. La misión era coordinar toda la zona del oriente del Estado de México, principalmente Neza, que tiene 800 mil oaxaqueños radicados, y junto con Ecatepec tiene la mayor influencia electoral.

Los oaxaqueños son tan clave en los procesos. Los candidatos a gobernadores por Oaxaca vienen a Neza a pedir el voto de sus paisanos, pues éstos mandan dinero y su postura pesa entre sus parientes de allá. A Ramírez Puga no le fue mal en el proceso donde Eruviel Ávila barrió al panista Luis Felipe Bravo Mena y al perredista, en ese momento, Alejandro Encinas.

En las oficinas de César Camacho Quiroz, presidente nacional del PRI, empezó ayer a considerarse el daño que representaría llevar como candidato al gobierno de Oaxaca a Alejandro Murat.

“El nuevo escándalo, y de casas, abrió discusiones internas”, me confió un integrante del Comité Ejecutivo Nacional priista que recorre el país en este proceso de designación de candidatos. Es que no sólo apareció el nombre de su padre ni su hermana. Hasta la esposa de Alejandro, según la divulgación, figura como prestanombres de lujosos departamentos.

En lo que tiene que ver con el trabajo de Alejandro Murat este fue el único mensaje que dio en su Twitter. “Sabías que todos los créditos otorgados por Infonavit serán en pesos a partir de febrero de 2015, sin importar el salario del trabajador”.

10 SEGUNDOS… Jorge Luis Preciado declaró ayer con el ánimo de un boxeador derrotado: “No voy a ser un experimento electoral, voy a ser gobernador de Colima”. No estaba en sus planes. Le cambiaron la jugada en la sede nacional del PAN al desaparecer del radar de este partido Virgilio Mendoza.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Murat se acerca a Gobernación, y el misterioso caso de Colima
La mano de Slim
Fraude en el PRI-DF