Opinión

Oaxaca es la clave


 
 
El conflicto ‘magisterial’ protagonizado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación parece entrampado.
 
 
Por un lado está la postura del gobierno federal. Fue el mismo presidente Peña Nieto quien dejó claro que la reforma educativa va y no hay marcha atrás. Por el otro, los militantes de la CNTE -a quienes me niego a llamarles ‘maestros’-, quienes endurecieron su postura y ahora solo quieren hablar con el propio Peña Nieto y manifestaron su intención de echar abajo la reforma educativa.
 
 
Quienes conocen a fondo el conflicto y a sus protagonistas no ven solución posible que no se opere desde el escritorio del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué. Sin embargo, esa solución tiene que surgir con todo el apoyo de la Secretaría de Gobernación.
 
 
En este momento, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación exige el cumplimiento de seis puntos que van desde pago de bonos, vacaciones y días extras en el calendario escolar, hasta la liberación de miembros de la CNTE encarcelados por secuestro.
 
 
En mayo pasado, la PGR detuvo en Oaxaca a cuatro ‘profesores’ de la CNTE, junto con otras nueve personas vinculadas con el secuestro de dos sobrinos del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani. Se trata de Mario Olivera Osorio y Lauro Atilano Grijalva Villalobos, miembros de la Sección 22, y Damián Gallardo Martínez y Sara Altamirano Ramos, militantes vinculados a la Coordinadora.
 
 
Los enterados aseguran que ésa, el secuestro, es una de las varias fuentes de recursos para mantener el ‘movimiento’.
 
 
Hay varios elementos que no han sido tomados en cuenta en este conflicto. La sección 22 de Oaxaca aglutina al 90 por ciento de la CNTE. La sección 22 no tiene un mando único, es decir, la integran distintas tribus, algunas de ellas muy radicales. Por ello, su líder, Rubén Núñez Ginés, no tiene el control total y depende de lo que decidan las distintas tribus en sus asambleas.
 
 
La Liga Magisterial, que por sí misma sería tema de un profundo análisis, es uno de los grupos más duros y radicales en el seno de la CNTE. Ahí es donde deberían centrarse las negociaciones y hasta el momento no ha ocurrido.
 
 
Existen varios interesados en crear la sensación de que la protesta de la CNTE toma tintes nacionales. En los últimos días, las marchas y plantones se han reproducido en varias ciudades del país, que no es lo mismo que en varios estados. Cuestión de semántica que hace mucha diferencia.
 
 
Incluso, secciones del propio Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, dirigido por Juan Díaz De la Torre, se unieron a las protestas. En Veracruz las marchas fueron calificadas como ‘sin precedentes’. En varios lugares más del país hubo protestas, algunas de ellas poco significativas
 
 
Dentro del propio SNTE también hay quien está atizando el fuego, trabajando en contra del gobierno federal y de la dirigencia de Juan Díaz De la Torre. Precisamente Veracruz es una de las zonas de mayor influencia de Rafael Ochoa Guzmán, exsecretario general del sindicato, e identificado como la ‘mano’ de Felipe Calderón en el SNTE durante el sexenio pasado.
 
 
Como puede leer, el tema es complejo y se ha enredado de más, así que no se ve cercana su solución. Y eso que no he abordado la vía del Ejército Popular Revolucionario, el EPR, que también es un factor importantísimo. Pero eso será tema de otro día.
 
 
“Por cierto... En la agenda oficial de los actos conmemorativos del 203 aniversario de la Independencia de México no está contemplado festejo alguno en Palacio Nacional”.
 
 
Hasta el lunes.
 
 
Twitter: @cachoperiodista