Opinión

Nula credibilidad en el gobierno

 
1
 

 

Joaquín Guzmán Loera

La fuga del penal del Altiplano del líder del Cartel de Sinaloa Joaquín Guzmán Loeza, alias el Chapo, después de su captura hace 17 meses, puso en evidencia que el recientemente aprobado Sistema Anticorrupción y las múltiples medidas que se han instrumentado para erradicar a la corrupción que está corroyendo a la sociedad mexicana, han sido insuficientes. La rampante corrupción ha impregnado el entorno de México, que con la fuga de el Chapo se reafirma al país el liderazgo en este fenómeno a nivel internacional; es evidente la inexistencia de un Estado de derecho y por ello se alienta la corrupción, la colusión y la impunidad; el escape de tan connotado delincuente pone en duda cualquier señal de fuerza y autoridad creíble para someter al crimen organizado y representa una humillación para el Estado. El daño es enorme y sus implicaciones por el momento son difíciles de predecir, aunque el “boom” de inversiones energéticas que México esperaba después de la reforma sectorial se ve ensombrecido “por un escándalo vergonzoso que cubre de lodo y mugre a las autoridades penales y al gobierno”; en este sentido, resultan paradójicas y desopilantes las declaraciones que hizo el Presidente Enrique Peña Nieto (EPN) en una entrevista cuando se capturó al Chapo en relación “a que sería imperdonable que volviera a suceder otra fuga”.

El escape del Chapo, sea a través de un túnel de 1.5 km. “que nadie evidenció la compleja construcción de el mismo” o por la “Puerta Grande del Penal”, de que fue posible por la complicidad, de aquí que el comunicado del Secretario de Gobernación a los medios el 13 de julio pasado, en el que expresó “que el Penal del Altiplano opera bajo el estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad y los estándares internacionales requeridos en los penales de Máxima Seguridad”, resulta inadmisible. En este sentido, el analista político Raymundo Riva Palacio señaló que la última certificación al penal del Altiplano se entregó en el 2011 y se tiene que renovar cada 4 años, el plazo para que esto sucediera ya se venció.

Por otra parte, el Secretario de Gobernación dejó entrever que la fuga está vinculada al respeto de los derechos humanos, en virtud de ello, el sistema de video vigilancia en el penal “tiene puntos ciegos por respeto a la intimidad”, y que además la Comisión de Derechos Humanos no permite que los presos porten brazaletes que los monitoreen dentro de las celdas. Asimismo, el funcionario consignó “que no hay forma de que el Chapo se pudiera haber fugado sin comprar a custodios, e incluso autoridades carcelarias – verdad de perogrullo- ”; no obstante, diferentes analistas políticos consideran que en la fuga están involucrados personajes del Sistema Nacional de Seguridad de alto nivel vinculados a grupos de poder.

En naciones en desarrollo una situación como la que se presentó en el Penal del Antiplano hubiera provocado la renuncia del titular de seguridad y de otros altos funcionarios de primer nivel, quizá en Japón “se hubieran registrado casos de Harakiri”; en cambio en México, el Secretario de Gobernación declaró que los momentos de crisis no son para renunciar, “sino para enfrentarlos”, “él se queda por que tiene una responsabilidad”, posiblemente vinculada con los comicios presidenciales del 2018. El columnista del periódico el Financiero, Jorge Suárez Vélez, señala que las respuestas de Osorio Chong y de la Procuradora de la Nación transitaron “de lo inverosímil a lo surreal”.

Los actos de corrupción en México son frecuentes en gobernadores, legisladores y funcionarios públicos de diferentes niveles; el periódico el Financiero en su sección Central Política del 9 de julio pasado menciona a 14 exgobernadores acusados por corrupción en los últimos 14 años, la mitad en los dos últimos años. Los delitos con mayor número de acusaciones han sido por peculado (9) lavado de dinero (4) asociación delictuosa (3) y fraude (1); a esta lista podrían ser agregados un sinnúmero de funcionarios públicos, líderes sindicales y empresarios que transitan plácidamente por las calles, centros de diversión o bien resguardados en sus casas, disfrutando del pillaje de recursos públicos. Asimismo, a pesar del recorte del gasto público vigente para superar las carencias del gobierno, la fiesta en este sigue alegremente, tan solo en la reciente visita de Estado a Francia la comitiva presidencial incluyó a más de 400 personas. Al igual que en la visita a Inglaterra se vieron costosas escenas dignas de la revista Hola.

Para Jorge Suárez Vélez, la fuga del Chapo sería un momento idóneo para poner sobre la mesa un plan integral para hacer frente al crimen organizado; o en vez de eso las autoridades mantendrán la misma estrategia de “barrer la basura bajo el tapete y convencer a los mexicanos de que su percepción de inseguridad es producto de su imaginación?” Paralelamente al cambio de estrategia se precisa un cambio de funcionarios.

También te puede interesar: 

Claroscuros de la economía de México

Terrorismo islámico, ascendente espiral de muerte

Irán puede provocar un conflicto militar de gran escala