Opinión

Nuevo AICM, ¿ahora qué?

El nuevo aeropuerto de la ciudad de México es la obra de infraestructura más esperada en nuestra historia. Se viene anunciando una ampliación desde el sexenio de Miguel de la Madrid. La capacidad del aeropuerto está rebasada, su operatividad se ha salvado por el golpe que las diversas crisis económicas han tenido en el incremento de pasajeros y número de vuelos. Cada crisis ha postergado el día que este aeropuerto simplemente no de más.

La administración de Vicente Fox perdió la oportunidad de realizar esta obra. Una pésima operación política con los habitantes de Atenco descarriló el nuevo aeropuerto. Han pasado más de 10 años y no parece que haya una política clara respecto a cómo avanzar con un nuevo aeropuerto, indispensable para el desarrollo económico del país y de su ciudad.

Hacer bien el nuevo aeropuerto es una ocasión única de transformar la cara que recibe a cientos de miles de visitantes, turistas y personas de negocios. Es la oportunidad de darle a México una obra de primer mundo; pero además, es la última ventana para que el gobierno del Distrito Federal rescate el oriente de la ciudad.

Han pasado 18 meses de esta administración y la SCT continúa hablando de una “extensión” del actual aeropuerto, aunque sea falso. Ha trascendido en algunos medios que la SCT organizó un concurso de 8 diferentes grupos de arquitectos.

No se conoce quiénes son, ni el método o criterios de selección, jurado, programa de obra, entre otras cosas. El sigilo es parte de la estrategia política, pero no es la manera más eficaz para que el ganador sea el mejor proyecto arquitectónico, ni tampoco es la manera de conducir un proyecto de esta dimensión en un país democrático. ¿Qué aeropuerto necesitará el México de 2020 y 2040?

Parecería que en la SCT están esperando a que pasen las leyes secundarias de telecomunicaciones y energía para poder avanzar: anunciar, reconocer, defender que será Texcoco. Tendrán que enfrentarse a quienes todavía creen que Hidalgo podría ser una mejor opción. Para ganar ese debate tienen que educar a la población de las enormes ventajas de construir un nuevo aeropuerto en Texcoco.

Se trata de una obra que tomará 5 o 6 años, y que será inaugurada por el próximo presidente de México, pero que será el legado de la administración del presidente Peña Nieto. ¡Ya es hora de comenzar!