Opinión

Nuevas reformas
¿Me convendrá ahorrar
en la Afore?

1
 

 

Afore

El Paquete Económico para 2016 presenta una iniciativa valiosa para los mexicanos que trabajan en el sector formal, pues se eliminaría el tope a la deducción de las aportaciones adicionales para el largo plazo que se hagan en la Afore.

En este momento el ahorro voluntario de largo plazo puede ser anualmente de hasta poco más de 100 mil pesos para que sea deducible de impuestos, situación que se mantiene si alcanza los 65 años. En caso de retirar con antelación, se retendrá un 20 por ciento y será susceptible de introducir el concepto en la declaración anual.

La propuesta del Ejecutivo es quitar ese tope y aprovechar la deducibilidad. Haciendo la acotación que esto sólo es un beneficio para quien tiene la capacidad de ahorrar a “largo plazo” una cantidad superior a 100 mil pesos.

Entendiendo que los trabajadores en promedio reciben abajo de 10 mil pesos mensuales, la medida es de bajo impacto social.

Para las personas que tengan oportunidad de aprovechar esta deducibilidad y lleguen a retirar el monto después de los 65 años es una gran ventaja porque pueden obtener que el SAT les regrese Impuesto Sobre la Renta todos los años.

Aunque no hay garantía de rendimientos, históricamente las Afore han estado por arriba del sistema bancario o incluso de los Cetes. Sin embargo, habría que entender que eventualmente en algunos lapsos podría tener minusvalías como efecto de caídas en el mercado bursátil o alzas intempestivas en las tasas de interés.

Las autoridades plantean una jugada de dos bandas. Por una parte elevar el ahorro de los niveles socioeconómicos medio y alto, pero además aumentar los fondos disponibles por parte de las Afore para financiar proyectos de infraestructura que ayuden al desarrollo del país.

Hay quienes desconfían de la acción del gobierno y con seguridad lo verán como una manera de sostener el gasto público con el “riesgo” de problemas posteriores.

En efecto, es un hecho que la mayor parte de los activos de las Administradoras de Fondos para el Retiro están depositados en instrumentos de deuda públicos. Si se toma esta opción, en forma indirecta se está confiando en la solvencia del Estado para hacer frente a sus compromisos.

Independientemente de esta última consideración, para quienes empezaron a cotizar a partir de julio de 1997 y se jubilarán con su cuenta individual de la Afore, es un buen esquema que debe tomarse en cuenta en la planeación financiera de largo plazo.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cuánto cuestan mis “pequeños lujos”?
¿Para qué les sirven las finanzas personales a los pobres?
¿Qué tan conveniente es invertir en uno mismo?