Opinión

Nueva oportunidad para la Conago

 
1
 

 

Conago. (https://www.conago.org.mx/)

Importante fue la participación de la Conago en la reunión convocada hace algunos días por el gobierno federal y el sector empresarial. Esta organización reúne a todos los gobernadores del país, independientemente de su origen partidario. Se crea en los primeros años de este siglo, durante el gobierno de Vicente Fox, su motivación principal fue el lograr un fortalecimiento del federalismo fiscal, esto es un mejor reparto de los recursos fiscales y una mejor coordinación entre los tres órdenes de gobierno. No fue fácil, pero tuvieron avances importantes.

La primera iniciativa surge para crear la Anago, con gobiernos provenientes del PRD, luego la de los gobernadores surgidos del PRI y al final los que provenían del PAN. Surge con la Declaración de Mazatlán y se consolida con la de Cuatro Ciénagas.

Por razones obvias el tema hacendario dominó sus primeros años; después retomaron temas que iban de la cultura a los indocumentados, el desarrollo tecnológico, etcétera.

Surge como Conferencia cuidando los aspectos jurídicos, y ha tenido la virtud de tener presidencias que van rotando. Después de cada reunión eligen un nuevo presidente, hoy lo es el gobernador de Morelos.

Tiene varios hitos de éxito, como fue la convocatoria –pactada con el gobierno federal– para la primera Convención Nacional Hacendaria de 2004, cuyo diagnóstico previo fue elaborado por el Indetec, el órgano técnico del sistema nacional de coordinación fiscal, las autoridades fiscales federales y los especialistas de los gobiernos estatales, que además fueron su órgano técnico.

La CNH fue un evento exitoso, se llegó a más de 300 acuerdos por consenso, esto es por unanimidad, de los cuales los de carácter administrativo fueron instrumentados de inmediato, los de carácter legislativo no. Los senadores y diputados sólo tuvieron voz, pensando que en el Congreso ellos tomarían las decisiones legislativas pertinentes, lo que no sucedió. Pero todas las propuestas, todos los acuerdos e incluso propuestas de implementaciones postconvención ahí están, esperando una nueva convención que los pueda instrumentar, ahora sí con un papel pleno de los legisladores.

Hubo legisladores y gobernadores muy activos en la convención, algunos hoy son senadores como Patricio Martínez y José Luis Romero Hicks.

Una lección de este encuentro, el primero de carácter hacendario, es decir integral, fue que ningún programa de desarrollo puede resultar exitoso sin la participación de los gobiernos estatales y municipales. Siempre buscando tener tres órdenes de gobierno fiscalmente fuertes.

El papel de los gobernadores fue fundamental para cambiar en 2005 el régimen fiscal de Pemex, lo que significó una reducción de sus ingresos participables, pero se apostaba a la creación de garantías dentro de la Ley de Coordinaciones Fiscal y a que mejorando las finanzas de Pemex se incrementarían en el mediano plazo sus ingresos.

Su participación fue central también para la aprobación por parte del Congreso de la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, sin la cual no se podrían tener hoy finanzas públicas más ordenadas y con estabilidad macroeconómica, a pesar de las crisis por las que hemos atravesado. De ahí viene la Armonización Contable, que a pesar de las dificultades en los municipios, partiendo de la base que más de la mitad de los dos mil 445 son de alta marginalidad y los más de 400 de usos y costumbres de Oaxaca, muestra avances importantes, como se puede observar en los informes de resultados de las auditorías que realiza la Auditoría Superior de la Federación, lo cual fortalece la transparencia. Ha contado por supuesto el valioso trabajo en este tema del Indetec y del Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac).

Hoy retoma temas centrales para el desarrollo nacional, al crear la Comisión de Zonas Económicas Especiales, que se instala en Lázaro Cárdenas, Michoacán.

También te puede interesar:
Fiscalizar el pago de participaciones a municipios
Agotado el pacto fiscal, a cambiarlo
Distribución de recursos, sin criterios políticos