Opinión

Nuestro negocio es la “movilidad”: GM


 
 
Las Vegas.- Asistí ayer aquí al lanzamiento de la gama de autos 2014 de General Motors de México. Vi, entre otros, el Malibú 2014, el nuevo Corvette; el nuevo Camaro (el convertible está padrísimo). Me subí al Buick Encore 2014 —que llegará a México antes de que termine este mes en 399 mil pesos. También al bello Lacrosse.
 
 
Hablé con Ernesto Hernández, su presidente. Con extremo optimismo explica su estrategia, basada, dice, en algo que prácticamente no se escucha en boca de ningún empresario: que su meta cuando asumió el cargo en el segundo trimestre de 2011 era convertirse en una firma admirada; en una empresa de referencia. Llamó mi atención que en su primera respuesta no hablaba de incrementar ventas o de colocar más vehículos entre el público.
 
 
Ernesto señala que, con la salida de Pontiac, Saab y Hummer, era imposible regresar a la posición preponderante que esta firma—icono del capitalismo contemporáneo— tuvo en México. Por eso sus metas fueron otras: reputación, liderazgo, integridad. “Había que lavar la cara frente a proveedores, clientes, comunidad”, dijo. Y a decir por lo que se observa en este magno evento, donde el orador invitado fue Ernesto Zedillo, lo logró. Adiós al pesimismo de hace unos años.
 
 
Ahora todo mundo habla de crecimiento. Que si el mercado mexicano puede llegar a 1.7 millones de autos; que si la industria crece al doble que el PIB; que si las nuevas normas ecológicas son estrictas pero a tono con el mundo desarrollado; etc. Lo que también es cierto es que GM crece aún más rápido que la industria (lo que le permite mordisquear mensualmente participación de mercado a otros), y que tiene un nivel de satisfacción de cliente de 85 por ciento —entre otras métricas validadas por terceros que monitorean su desempeño.
 
 
Le pregunté a Ernesto qué opina de la discusión sobre la saturación de autos, las bicicletas, la energía renovable: “somos una empresa de movilidad”, dice, apuntando que a las cosas hay que llamarlas por su nombre y que en esos temas es hora de que todos se sienten a hablar: SCT, SHCP, Pemex. ¿El vehículo que más te divierte?, inquiero. Trax, responde, porque se fabrica en San Luis Potosí y es un parteaguas nacional e internacional. En Canadá es un hit.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota