Opinión

Nuclear, CFE, nuclear

 
1
 

 

De Jefes.

La discusión comenzará pronto. ¿Cuánta electricidad procedente de energía nuclear debe producir México?

El PAN en la Cámara de Senadores pondrá pronto esta pregunta sobre la mesa, entre otras razones por la alta dependencia que genera aceleradamente México de la electricidad producida con la quema de gas natural. En ese cuerpo legislativo puede usted preguntar al legislador Jorge Luis Lavalle.

La intención es cambiar o establecer leyes que promuevan este tipo de producción de energía.

Lo nuclear siempre genera polémica, pero en su favor está el bajo costo que significa respecto a otras fuentes de energía, su bajo daño a la atmósfera y la disponibilidad de uranio en el país.

¿Cómo anda el mundo? Después de los tsunamis en Japón, que dañaron plantas nucleares en esa nación, el mundo redujo su producción de energía nuclear 10 por ciento al arranque de esta década.

No obstante, de 2012 a la fecha, la generación de energía nuclear ya creció nuevamente 2.0 por ciento aunque no alcanza su récord histórico.

En la CFE, que comanda Enrique Ochoa Reza, ven con atención esta idea. Su planta de Laguna Verde podría duplicar su producción con relativa facilidad.

¿Y la salvaguarda, para cuándo?
Los empresarios del sector siderúrgico están preocupados por una aparente lentitud de la Secretaría de Economía, a cargo de Ildefonso Guajardo.

Reclaman que la dependencia anunció hace más de un mes una salvaguarda contra las importaciones desleales de acero, y hasta el momento no se ha aplicado.

Mientras tanto, se quejan de que el consumo del metal proveniente de China, Taiwán, Brasil o Corea del Sur, aumenta cada mes, y sigue el deterioro de la industria, pues las importaciones de productos siderúrgicos aumentaron 13 por ciento a julio de 2015.

Incluso, las importaciones siguen captando el crecimiento del consumo aparente, ya que de enero a julio de este año las compras al exterior originarias de países sin TLC con México subieron su participación de 23.3 a 34 por ciento con relación al mismo periodo de 2014. En contraste, la producción de acero líquido en el mismo lapso bajó 4.1 por ciento y las exportaciones cayeron 25 por ciento, según cifras de la Canacero que preside Guillermo Voguel.

Remesas de plástico
Quizá no lo sepa usted, pero el de las tarjetas de crédito no es un negocio en jauja. Quizá por eso, MasterCard revisa modos de incentivarlo en México.

En esa empresa calculan que son 30 millones de personas que están fuera del sistema financiero en México y perciben que muchos de ellos reciben remesas.

¿El reto? “Tarjetarizar” a quienes están dentro de ese universo. El novedoso verbo es de ellos. Crédito a quien lo merece.

Recuerde que a esta nación que desayuna huevo con chorizo llegan mensualmente unos dos mil 200 millones de dólares que ya arribados, se mueven como pesos en efectivo.

Aquí, Hernán Garza, quien ve por la inclusión financiera para México y Centroamérica en Master Card, arma un plan para convertir esos billetes en plástico.

También te puede interesar:
La sirena que llegó a las 500 en México
La joya que quiere Larrea
ICH, resistente a tiempos difíciles