Opinión

Novartis: cáncer

Conocí a Daniel Vasella en Basilea, Suiza, aproximadamente en 2006, cuando en un viaje con Novartis pude ingresar a la entraña de su operación farmacéutica, tiempo antes de que se hablara de la proliferación mundial de medicamentos biotecnológicos, y cuando esa empresa suiza coronaba la visión de largo plazo que el propio Vasella tuvo siete años antes, cuando materializó la fusión de Ciba-Geigy con Sandoz. Siempre me pareció una empresa admirable y Vasella un tipo brillante.

Ayer Novartis anunció —ahora bajo el liderato de Joe Jiménez— que rediseñaba por completo su estrategia para concentrarse con alto grado de énfasis en el negocio oncológico, luego de adquirir por más de 14 mil millones de dólares la división farmacólogica de esa especialidad que pertenecía a la británica GlaxoSmithKline (GSK).

Bajo los términos del acuerdo, Novartis fortalecerá su división oncológica, y GSK fortalecerá su división de vacunas. Glaxo necesitaba sofisticar esa división, y le vienen bien las vacunas que ha desarrollado Novartis, como la que recientemente desarrolló para la meningitis tipo B. Hace apenas tres meses el CFO de Glaxo dijo en la Conferencia Anual de Salud de JP Morgan que las vacunas traían un decremento de 2 por ciento en ventas durante un periodo reciente de nueve meses, así que es una clara área de oportunidad.

Pero Glaxo no había dejado de trabajar en investigación para desarrollar medicamentos oncológicos. Eso fue lo que resultó atractivo para Novartis en la transacción. El medicamento de Glaxo “Votrient”, contra el cáncer de ovario, es muestra reciente de su vocación también en esa categoría terapéutica. Asimismo, su medicamento “Tafinlar” fue aprobado para tratar cáncer y evitar las metástasis. Ambos fármacos oncológicos pasarán a ser parte de Novartis con este acuerdo.

¿Qué está ocurriendo en la industria farmacéutica global? Asistimos a la híper especialización. La supervivencia de las firmas globales parece estar en función de la categoría específica en la que elijan ser especialistas dominantes. Así hemos observado tendencias en padecimientos crónico degenerativos, como diabetes, EPOC, fibromialgia, enfermedad de Alzheimer y otros.

La francesa Sanofi Pasteur, por ejemplo, es hiper especializada en vacunas, por lo que su batalla contra la nueva GlaxoSmithKline será frontal.

Ayer la acción de Novartis subió en la bolsa de Zurich 2.28 por ciento. En Londres, los inversionistas vieron también con buenos ojos la estrategia de GSK, sobre todo después de ciertas dudas recientes sobre la fortaleza de su pipeline.

Híper especialización es el nombre del juego, y en esta industria llevan la delantera. Otras industrias, como siempre, seguirán.

Twitter: @SOYCarlosMota