Opinión

'No te burles, cabrón'


 
El grotesco episodio de golpes e insultos de parte de pasajeros de un vuelo de VivaAerobús a un empleado de mostrador (de una empresa externa llamada Menzies), en el que le reclamaban por un retraso de 2 horas con destino a Monterrey, retrata lo pedestre que aún somos como sociedad. ¿Quiénes? Todos: la empresa VivaAerobús, la proveedora externa (Menzies) y los pasajeros. Todos, de quinta.
 
'No te burles, cabrón', y otras frases similares, junto con bofetadas y golpes fue lo que recibió el empleado por la demora, que no fue la única, porque sólo hasta que circuló el video por YouTube -y creció la inquietud por conocer más del episodio- la empresa que encabeza Juan Carlos Zuazua apareció a pronunciarse al respecto.
 
La verdad es que pululan en el ánimo colectivo los relatos e historias de experiencias desagradables con VivaAerobús. Se dice de todo: que nadie hace fila para ingresar, porque no se asignan asientos; que tienes que apañar lugar pronto; que los empujones al abordaje son cosa común; que no te regalan ni un cacahuate; que se atascan los gabinetes con el equipaje de mano; que las demoras son comunes... Leyendas o no, pululan, y la empresa apostó por un modelo de negocio de bajo costo que se refleja en este tipo de situaciones.
 
Debe reconocerse que hay cierta concordancia entre el nivel de precios que cobra VivaAerobús y lo que el pasajero obtiene a cambio. Baratos los precios, barato es lo que uno recibe. Congruencia, hay. No obstante, el nivel de desarrollo que va mostrando el país debería elevar la barra de exigencia en todos los atributos de un servicio. Para ser claro: no porque un franquiciatario de Pemex quiera vender la gasolina más barata se le debiera permitir que la despache en cubetas o chupando una manguera.
 
Es tan mala la reputación de VivaAerobús, que el propio Zuazua ha venido comunicando 'logros' para revertir ese posicionamiento. El 9 de mayo tuvo que decir que la puntualidad ya alcanza el 80.5% de sus operaciones. ¡Wow! Eso sí: el 17% de sus pasajeros se sube a un avión por vez primera.
 
Sí, aquí hay un área de oportunidad para el nuevo procurador del consumidor, Alfredo Castillo. Yo, por lo pronto... seguiré volando en Aeroméxico.
 
Twitter: @SOYCarlosMota
carlos.mota@elfinanciero.com.mx